domingo, 23 de junio de 2019

Ana



Aún es muy temprano, apenas amanece, cuando harto de dar vueltas y más vueltas en la cama Alfredo decide levantarse. Hoy es su aniversario. Quizá eso lo haya puesto algo nervioso. «¡Qué tontería!», piensa, mientras a oscuras se calza las zapatillas de andar por casa y se acerca a la ventana. Nunca estuvo atento a efemérides ni fechas y ahora de pronto lo emocionan sin motivo: lo toman por sorpresa y al menor descuido lo rompen en llanto. Traiciones de  la edad.
Al otro lado del cristal, la ciudad se despereza: ruge el metro bajo el asfalto, apagan las aceras sus últimas farolas, consuela una madre, tras el tabique de su cuarto, la hambrienta impaciencia de un bebé.
Perdida la mirada en la luz turbia de la mañana, el anciano da cuerda al viejo Cyma que desde hace más de cincuenta años (regalo de bodas) marca sus horas y lo abrocha a su muñeca. Sale al cabo de un momento de la habitación todavía en pijama y zapatillas. Se dirige a la cocina y enciende la radio. Desayuna escuchando bajito las noticias, ojea distraído el periódico del día anterior y, sin apenas darse cuenta, su pensamiento vuela hacia ella: Ana. Su risa, su pelo largo y rojizo, sus pecas de niña traviesa, su olor a talco y a jazmín...
«¿Adónde se les fue la vida?», se pregunta el hombre con un pellizco de tristeza. Siente que el tiempo pasó en un suspiro, tan rápido que le parece mentira.
⸺ ¡Pero, Abu! ¿Qué haces levantado tan pronto?, la voz de Laura lo saca de golpe del ensueño y lo trae de nuevo a la realidad.
⸺ Hola, cariño −sostiene un instante su cara entre las manos y la besa− ¿Ya te marchas?
Tres años atrás, cuando Ana enfermó, Laura se les instaló en casa. Esa chiquilla ha sido desde entonces su ángel guardián. La cercanía del barrio a la facultad fue en aquellos primeros días la excusa. No tuvo el abuelo la entereza de negarse. Aceptó sin rechistar su compañía. Agradecido. Aliviado. Le dolía tanto el desamparo. Tenía tanto miedo.
⸺ ¡Sí! ¡Me voy que pierdo el bus! ¡Ciao, Abu!
Sonríe divertido al verla desaparecer a la carrera con una tostada entre los dientes. Tiene clase y llega tarde. Otra vez. Ay.
«¡Venga, en marcha, viejo bobo!», refunfuña para sí con ironía. Apura el café y regresa al dormitorio. Hoy no debe retrasarse, es su aniversario, su esposa lo espera.
Frente al armario, abierto de par en par, duda si camisa blanca o azul. Un relámpago de coquetería lo inclina hacia la blanca: más elegante, reconoce al fin ante el espejo. Elige americana, se anuda con esmero la corbata, esa de lunares rojos del último cumpleaños, su favorita y, llaves y cartera en mano, sale de casa.
En la calle el sol apenas calienta, hace frío y amenaza lluvia.
 Enfrascado en sus pensamientos, ajeno por completo a cuanto pueda distraerlo de su cita, Alfredo cruza el parque, toma un taxi y en pocos minutos alcanza su destino.
⸺ Buen día, señor, lo despide el conductor dejándolo junto a una verja de hierro que él atraviesa despacio.
Se detiene un momento en el puesto de flores de doña Amelia, intercambian novedades de hijos y nietos, compra un ramo de margaritas blancas y amarillas (Ana las adora) y le pide una tarjeta. Prosigue luego su camino y al fin...
⸺ Aquí estoy, amor, susurra con ternura.
Arrodillado sobre el césped, al borde mismo de la sepultura, desata las flores con cuidado y saca de su sobre la tarjeta: «Alumbra mi vida tu recuerdo», escribe a grandes trazos sobre ella.



42 comentarios:

  1. Muy emotivo, tierno y cierto. Me hizo estremecer la soledad de los que pierden a la pareja después de tantos años conviviendo juntos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francisco. Me alegra haberte emocionado. Besos.

      Eliminar
  2. Tierna y romántica historia de amor incondicional bien desarrollada.
    Mucha suerte en el Tintero, Marta.

    ResponderEliminar
  3. Ay, qué triste, Marta, pero qué bonito. Estas historias me entistrecen mucho. Mi padre murió hace un año y mi madre se ha quedado muy sola y ha pegado un bajón tremendo en cuanto a sus capacidades mentales. Nos repetimos que así es la vida, pero la verdad es que así es de triste.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa. Recuerdo que escribiste entonces un texto precioso. Que sea ley de vida no evita el desconcierto ni el dolor pero al fin hay que quedarse con la belleza de lo vivido. Un beso grande.

      Eliminar
  4. Terrible y tierna porción de realidad, Marta. La forma que tiene nuestro protagonista de enfrentarse a la muerte de su esposa es entrañable y dulce, aceptándolo en vez de luchar contra ello.
    Me ha gustado mucho. Te deseo lo mejor en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Bruno. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  5. Hola, Marta. Felicitaciones por un cuento tan dulce y emotivo. Muy buena escritura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beba. Me alegro mucho de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  6. Un relato triste y emotivo, muy bien narrado Marta. Es bonito que cuando falte una persona tan importante en tu vida se acuerden de ella. Se debe de recordar las fechas importantes siempre. Este hombre está lleno de sensibilidad y amor por su esposa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Aunque digan "hasta que la muerte nos separe", hay quien jamás se siente apartado de su amor de toda la vida y se reúne con él para seguir recordando los tiempos pasados que vivieron juntos. Un encuentro triste y a la vez romántico.
    Eso es lo que has sabido relatar con tanta destreza y estilo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. maravilloso tu entrada y los comentarios

    ResponderEliminar
  9. Muy tierno tu relato, Marta. No faltan la vejez, la muerte, el recuerdo de los seres queridos que ya no están, el consuelo en los que siguen con nosotros... es la vida misma con sus traiciones y miserias. Muy bien escrito. Te deseo mucha suerte en el Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jorge. Mil gracias! Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  10. El amor, cuando es verdadero: no entiende de separaciones como en éste caso. Haces que el lector se recree en cada instante e imagine la vida del anciano, llena de la palabra soledad y melancolía.
    Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lola. Qué bien encontrarte por aquí otra vez! Me alegro mucho de que te haya gustado el relato. Besos.

      Eliminar

  11. Un hermoso y emotivo texto, donde el ímpetu de amar hasta la muerte acompaña a tu protagonista. Ver personas mayores, como mis abuelos; a quienes denominó héroes del amor; es asombroso como el final enternecedor de tu relato. Suerte en el tintero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Yessy. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  12. ¡Ay Marta!, mira que no soy de relatos tiernos y edulcorados, pero “Ana”, tan bien escrito, tan sensible, con las palabras y sentimientos bien elegidos, sin apretar demasiado la tragedia, me ha podido. Está muy bien escrito Marta, y llega directamente a donde tiene que llegar, a la conciencia de la nostalgia de la ausencia.
    Suerte en el Tintero, aunque creo que no la vas a necesitar marta.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Isabel! No sabes cómo me alegra lo que dices. Un beso grande.

      Eliminar
  13. Hay amores que duran mas allá de la muerte y el de tu protagonista es uno de esos. Una historia narrada con delicadeza y con ternura en sintonía con los protagonistas.
    Un abrazo Marta. Suerte en el concurso
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Puri. Me alegro un montón de que te haya gustado. Mucha suerte también para ti.

      Eliminar
  14. Es la triste realidad con la que tienen que vivir muchas personas que han perdido a su ser más querido,... ese con el compartieron casi toda su vida,... y lo has pintado muy hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Norte. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  15. Qué historia tan hermosa y entrañable, Marta. Contiene en su sencillez muchos ingredientes que la convierten en un pedacito agridulce de vida. Temas como la vejez, la soledad, el amor que dura toda la vida, las pérdidas que impone el tiempo, el consuelo de la familia... Creo que es una pequeña joya de tu blog :))

    Un beso enorme y mucha suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia. Mil gracias. Qué bonito lo que dices! Un beso grande.

      Eliminar
  16. ¡Qué historia tan emotiva! Ese ritmo pausado, la minuciosidad en los más pequeños detalles, te invita a degustar la lectura sin perder detalle. Como lector te sientes un observador silencioso, que estás ahí junto al anciano, lo acompañas con la mirada, no quieres hacer el menos ruido para no molestar. Me ha gustado mucho esa chispa de frescura que introduce la presencia de la nieta. El abuelo vive su soledad, pero no está abandonado. ¡Cuánta emoción contenida! ¡Cuánto esfuerzo para no romper en llanto!
    Felicidades, Marta. Mucha suerte en el Tintero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Ay! Cuánto me alegro M.Pilar de haberte emocionado un poquito! Mil gracias. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  18. Nos presentas un relato entrañable, narrado con enorme cercanía y profunda sensibilidad. En cada frase, en cada palabra, certeras y evocadoras, se nota el fuerte afecto de la autora hacia los personajes, ignoro si inspirados en alguna experiencia personal. Así, se hace imposible no sentir simpatía y compasión hacia ese venerable anciano, que desde su triste presente no pierde ocasión de regresar al feliz pasado, tanto que, por momentos, acaban por fundirse el hoy y el ayer. El gran mérito de tu conmovedora historia es que con unas pocas líneas has conseguido que vibre la fibra emocional del lector. Mucha Suerte en El Tintero. Un abrazo, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Generosísimo tu comentario, Paco. Mil gracias! Me alegro un montón de que te haya gustado.

      Eliminar
  19. Entrañable ejercicio de aceptación de esos momentos en que se nos amenaza con que empiecen a desfilar los créditos finales de la película de nuestra vida. Y escrito, como es norma, con tu ternura habitual, ¡cuánta belleza, amiga Marta, gracias!
    Te deseo mucha suerte en EL TINTERO DE ORO.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! Mil gracias a ti, Patxi. Me alegro muchísimo de que te haya gustado.

      Eliminar
  20. Un relato bien estructurado con voz narrativa cuidada y con la omnisciencia Justa para no molestar al lector. El resultado transmite tranquilidad calma, emociones apropiadas para el tema y argumento que se expone. Buen nivel para esta última edición del tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  21. Ay compañera, qué historia, tan real y tan sola, sola ella, tan solo él. Los viejitos en ese fin de carrera. Los momentos han sido descritos con mucha cercanía, con la nobleza pulsación y con el espacio adecuado. Un abrazo Marta.

    ResponderEliminar
  22. A pesar de ser una historia triste, me gusta muchísimo la dulzura que desprende. Mucha suerte en el Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar