miércoles, 8 de noviembre de 2017

Un invitado inesperado


" Si puedes recordarme, siempre estaré contigo" (Isabel Allende).

Como cada año, con la festividad de Todos los Santos −o Día de los Muertos como acá en México la llaman− con puntualidad exquisita regresa noviembre y la melancolía y la tenue oscuridad del otoño, por unas horas, de color y magia con su algarabía enmascara. De luces y velas, de ofrendas y música, de aromáticos y florales altares, se visten las calles y todo lo invade de pronto el esplendor, la fantasía, el brillo, cierto alegre y fantasmagórico desconcierto, un expectante ambiente de mascarada.
No es esta aquí una época triste, no, al contrario. Vence siempre en estos días la ilusión a la tristeza, a la desolación derrota sin piedad la esperanza, al reencuentro con los vivos prestos acuden los muertos y entre tequilas, tamales, pulques, pipianes y otras mil culinarias delicias −pan de muerto, tamarindos, tétricas y dulcísimas calaveras...− sólo para ocasión tan especial con amor infinito preparadas, el largo regreso a casa, todos juntos al fin, en torno a la mesa festejan.
Momentos bellos y felices, sí, embrujadores y hechiceros. Y pese a ello ¡cuán próximas en el corazón de hombres, ánimas o fantasmas, alegría y tristeza se hallan!
Mezclado, por completo confundido, entre la multitud que esta noche ríe, sueña y danza, me siento yo de pronto tan solo, tan pequeño, tan perdido... Una fragilidad repentina, una avasalladora melancolía de improviso invade mi alma, adivino bajo mis pies el abismo y sólo entonces comprendo el error que al acudir a esta cita −a la que, cierto es, por nadie fui convocado− cometí. Mas no siempre a la razón obedece el corazón y tanto me devoraba la impaciencia, tanto yo desesperaba por verla, tanto anhelaba sentir de nuevo la caricia de su voz, que incapaz fui de resistir la tentación. Sólo mía fue la culpa.
"Siempre estaré contigo", se lo dije tantas veces... ¿acaso no me creyó? ¿cómo fue que me olvidó?
 Un frío de hielo atraviesa mi corazón,  un vacío hondo y oscuro en torno a mí se extiende e incontenible, una lágrima furtiva, muy amarga, por mi rostro resbala. Si ya nadie en  el mundo me recuerda, si una noche como esta no hay quien mi nombre −triste espectro enamorado− invoque con dulzura y de mí no queda huella, pronto mi espíritu en la insondable bruma de la inexistencia, sin remedio, se diluirá; en la etérea dimensión de los sueños, desvanecida para siempre, mi ánima dormirá.
Con la fe con que uno espera los milagros así yo espero una sonrisa, una mirada, una intuición, un presentimiento, una nostalgia, una caricia...
 Indiferentes a mi suerte, la luz de otros ojos un mal día los suyos absorbieron y ahora, sin verlos, sin presentir el dolorido latir de este pobre corazón atormentado, los míos traspasan. Es en este instante −vacilante, vencido e invisible vagabundo, perdido entre la alegre muchedumbre que de la muerte hoy no se espanta y en su amoroso recuerdo devuelve la vida a tantos y tantos fantasmas− que con horror comprendo que a esta Tierra sin belleza nunca más regresaré.
Implacable, la noche avanza hacia el alba. Gastado y triste, abandonado en un mundo inmenso y oscuro, mi tiempo se acaba. Trágico y aciago siempre mi destino.

Vacío. Ausencia y olvido. Sólo eso queda. Y un ligero rumor, mitad sollozo, mitad suspiro.






          Este relato aparece publicado en el nº 7 (septiembre 2.018) de la Revista "El Callejón de las Once Esquinas".


48 comentarios:

  1. Precioso texto, Marta, es el justo lamento de un amante olvidado en la muerte. Qué verdad tan grande es ésa de que desaparecemos cuando ya nadie nos recuerda... Triste pero muy poético, me ha gustado mucho.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. Me alegro de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  2. Leer este texto es como leer un poema, triste y desolador, pero muy bello.
    Como bien dice Julia, nadie muere mientras se le recuerda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josep. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  3. Cuanta soledad desprenden tus letras Marta, transmiten angustia y desesperanza. Es muy bonito y sentido.
    Me ha gustado mucho.
    Espero que tengas mucha suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Noviembre duele pero rezuma dulce melancolía. Incluso en los sueños más fúnebres hay un ínfimo latido de esperanza.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre la esperanza... Muchas gracias Juan Antonio.

      Eliminar
  5. Cuánta poesía que tienen estas letras, Marta, uno se desliza en la delicia de las frases, cargadas de sentimiento, pero al mismo tiempo se detiene para disfrutar de la musicalidad de las palabras, de la insistencia de las enumeraciones, de los sustantivos y adjetivos que endulzan las emociones que emergen del texto. Un amante, un olvido, la muerte, tristeza y ausencia. Un hermoso trabajo.
    Te deseo la mejor de las suertes en el concurso. Un saludo.
    Ariel

    ResponderEliminar
  6. Mil gracias Ariel por el comentario tan tan bonito que me haces. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay Marta! Se me había despistado este relato tuyo que tanto me ha gustado leer.
    Está escrito con una impecable prosa con un escenario inicial que invade todos los sentidos: luz, flores, música y júbilo, ¡tan diferente el modo de rememorar en México a nuestros queridos muertos!
    Lo más triste: la soledad de sentirse olvidado, el no dejar impronta en nadie, la nada eterna.
    Enhorabuena Marta, me ha gustado mucho tu trabajo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! Muchísimas gracias. ¡Cuánto me alegro de que te haya gustado! Un beso grande.

      Eliminar
  8. Hola Marta, una prosa lírica llena de sentimiento. Ese fantasma, como tantos olvidados, tantos queridos y él ahí, esperando. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan triste siempre el olvido... Muchísimas gracias Emerencia.

      Eliminar
  9. La muerte, tristemente, venció con el amor olvidado a nuestro espectro enamorado.
    Muy buen relato, Marta. Te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bruno. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  10. Gracias, Marta, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
  11. Noviembre es un mes olvidado, triste y desamparado solemos dejarlo, igual que a tu protagonista, y es una lástima, porque ese aroma de nostalgia que le imprimes a ambos deja buen sabor de boca.
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Eva. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  12. Oh pobrecito, me ha dado pena ese olvido y su tristeza.
    Me ha parecido muy bonito el relato Marta, con esa visión del otro lado, ese olvido que necesita el vivo para avanzar pero visto desde el olvidado que sabe que desaparece y realmente muere del todo.
    Un abrazo y suerte en el concurso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Ahí es cuando realmente muere. Muchas gracias Conxita.

      Eliminar
  13. Aquí estoy, por fin, como te dije, Marta. En esta ocasión leyendo el relato que presentas al concurso.
    Qué prosa tan poética usas, y no es para menos, ese tándem amor y muerte no puede plasmarse de cualquier forma. Como bien dices, no siempre a la razón obedece el corazón.
    Mucha suerte y un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Chelo. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  14. ¡¡Qué bello relato! Marta. Una prosa poética muy bonita. Nos vemos El Tintero.. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Algo melancólico y triste. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  15. Hola, Marta. Veo tu última respuesta mientras pienso mi comentario y no puedo estar más de acuerdo contigo: tu texto, aparte de belleza, rebosa tristeza y melancolía, aunque ambas provengan de ultratumba. ¿Será verdad que más allá podremos albergar esos sentimientos...?
    Gracias por compartir un relato por el que te felicito.
    Te deseo suerte en el concurso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe... Al final, es el amor lo único que queda. Muchas gracias Patxi.

      Eliminar
  16. Un relato que dice poesía al hablar del más allá. Lo cuentas muy bonito esa vida de los muertos. ¡Suerte en el concurso!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste espectro más allá de la muerte enamorado... Muchas gracias Mª Carmen. Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  17. Hola Marta. Qué lindo encontrarme aquí, compartiendo esta hermosa propuesta de David. Me ha encantado leerte, como me pasa siempre. Muy poético, conmovedor y melancólico, con una ambientación impecable; gusta disfrutar de esas costumbres mejicanas tan especiales y multicolores (multisentimentales, también). Te dejo un beso y te deseo suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vivian! Qué bonito siempre lo que me dices. Un beso grande y mucha suerte también para ti.

      Eliminar
  18. Hola Marta, me ha parecido muy interesante la estructura sintáctica que plantea el narrador que propones. Si me permites podría describirse como un barroco desorden o un caos clasicista, ¡qué se yo!!. Su belleza está en que es adecuada (la estructura sintáctica) a ese narrador que ya no es porque está más allá de la muerte, y sin embargo existe, precisamente por esa forma de expresión tan peculiar ¿sobrenatural, tal vez? Poética barroca sin duda. Por ejemplo : al reencuentro con los vivos prestos acuden los muertos. Los cambios en el orden , con el verbo al final de la oración , p.e: culinarias delicias.... para ocasión tan especial con amor infinito preparadas, etc etc...
    Eso que en otro relato haría chirriar el contenido, en este caso es un recurso que rubrica mejor ese perfil especial de un narrador existente sin ser.
    Tal vez hay algún detalle que quizá mejorase el relato, como mirar alguna alternativa a esa proximidad de "enmascarar" y "mascarada" en el primer párrafo.
    En resumen, un trabajo agradable para un lector empedernido.
    Sin duda, que tendrá buena puntuación . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Don, muchas gracias por tu comentario. Me alegro mucho de que te haya parecido original la voz narradora y releyéndo ahora el relato me doy cuenta de la reiteración en el primer párrafo a la que te refieres. Se me había escapado... Con los cambios en el orden lógico de las frases trataba de dar a la narración un ritmo especial, mayor musicalidad. Muchas gracias por la atención con que lo has leído y mucha suerte también para ti. Besos.

      Eliminar
  19. Qué triste que nadie le espere para festejar. ¿Habrá muchos como él en los cementerios de México a los que nadie lleve pan de muerto? Siempre que leo sobre el día de difuntos en México, no puedo dejar de recordar la maravillosa novela "Bajo el volcán"...
    Mucha suerte en el tintero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosa. Igualmente, mucha suerte. Un beso.

      Eliminar
  20. Hola Marta.

    Un relato con un estilo impecable y muy particular.

    Felicidades.

    Suerte en el tintero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jean. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  21. Todo acaba por desaparecer, hasta los recuerdos.
    Bonito texto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias David. Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  22. Hola Martha!
    Me encanta la línea poética que toma tu relato, todo eso que logras trasmitir con una lírica bella y poderosa, pero siento que rompe por completo con la primera parte, la estampa de día de muertos con la que abres... Me queda la sensación de que son dos partes que no logran conectarse del todo.
    Suerte en el concurso!!

    ResponderEliminar
  23. Hola Diana, pues pretendía contrastar la alegría de la fiesta con el desgarro del olvido pero quizá no lo haya conseguido del todo. Muchas gracias por tu comentario, me gusta mucho lo que dices de la lírica y mucha suerte también para ti.

    ResponderEliminar
  24. ¡Dios mio! Que solos se quedan los muertos...
    Triste y melancólica narrativa, meditación de un alma que pena por el dolor de haberse ido de este mundo, dejando a su amada atrás.
    Linda forma de escribir.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Francisco. Me alegro mucho de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  25. Hola, Marta. Un texto melancólico y triste muy bonito de quien se siente olvidado en un día tan señalado.¿Será por eso que nos da miedo la muerte? No se muere del todo mientras nos recuerdan. Suerte en el concurso. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Lana. Triste siempre el olvido... Mucha suerte para ti también. Un beso.

      Eliminar