miércoles, 14 de febrero de 2018

Extraños en un tren


Se fijó en ella por primera vez un atardecer nublado de invierno. Una mujer absorta en la lectura junto a la ventanilla del vagón. Ligera como un suspiro. Las luces grises de diciembre se colaban a través del cristal dando a su expresión un aire de melancolía que por alguna razón le conmovió de un modo extraño. Parecía perdida en un mundo secreto, quién sabe entre qué nostalgias y se la veía tan frágil, tan desamparada...

 A partir de ese día, cada tarde a la vuelta del trabajo, ilusionado y expectante, Mario la buscaba en el andén, subía tras ella, siempre en el mismo vagón, último tren de la tarde y a distancia y en silencio, cual benéfico ángel guardián, la observaba encandilado disfrutando ese instante precioso en que, abandonada y vulnerable, la tenía para él. Con tremendo desconcierto, alterados alma y corazón, incapaz ya de negar la evidencia, se preguntaba entonces qué era aquello que con tanta fuerza había nacido en su interior y cómo habría sido él capaz de vivir hasta ese momento.

Desesperaba por verla. Nada sabía de su vida pero la tristeza que aquellos ojos traslucían lo atrapó. Adivinó tras ellos un mundo de deseos e inquietudes insatisfechas, de secretos y rabia, de culpa y dolor por no haber sabido amar −no haber podido− a un hombre del que lentamente se alejaba sin remedio, siempre en su mente presente el deseo de otra vida.

Los días se fueron sucediendo, uno tras otro, cada uno parecido al anterior. El tiempo hizo lo suyo y al fin... unos ojos que se encuentran, esbozos de sonrisa, mariposas en el corazón. Almas que se buscan.

Quiso la casualidad que por primera vez hablaran. Porque, sí, existe la casualidad y existe también el destino. Y así, comenzaron poco a poco a conocerse. Llegaron las primeras confidencias. Se hicieron amigos. Inés y Mario. Ocurrió sin apenas darse cuenta. Sin aviso, sin señales, como llega siempre lo imprevisto.

Era Mario quien con frecuencia llevaba el peso de la conversación, hablaba y hablaba sin parar, con vehemencia, bromeaba, sonreía, decía cualquier cosa. Extrovertido, independiente, carismático, imaginativo... Cierta despreocupación había en todos sus actos, una inmensa naturalidad en sus maneras y ese modo extraño, tan especial que él tenía de instalarse en el tiempo, casi al margen del reloj  y el resto del mundo adaptándose a su ritmo.  Así era el hombre que empezaba Inés a descubrir e imposible fue no caer bajo su hechizo.

Amaban ambos la misma música, leían los mismos poetas, reían las mismas bromas, suspiraban los mismos anhelos. Sentían la proximidad del otro como un consuelo. Su espíritu se llenaba de alegría cuando estaban juntos.

Ella escuchaba sus palabras suspendida en el tiempo, cautivada como nunca estuvo −los ojos atentos, la cabeza ligeramente inclinada, el aire cómplice−  atada de nuevo a la vida por una alegría desconocida, por una ilusión inexplicable. Su voz suave y tranquila conmovía todo su ser. Sabía a aquel hombre capaz de robarle hasta los pensamientos. Y cuidado, se decía, cuidado, cuidado.

Él la miraba con la dulzura infinita que de sus ojos negros, revoltosos y burlones, tan llenos de vida, se escapaba sin remedio, maravillado por la increíble suerte de haber tropezado con aquella mujer única a la que sin apenas darse cuenta había entregado una parte de su alma, con la certeza ya entonces de que sin ella no sería capaz de soportar la vida. Inesperadamente frágil.

Ambos componían versos secretos. Morían por dentro. Sus miradas descubrían sentimientos y palabras que aún no se atrevían a nombrar.

Destinados a encontrarse como estaban, impaciente como siempre es el amor, tendió al fin sus puentes el azar. Incontrolable fue la sacudida en sus sentidos.

Caricia, fuego, suspiro, lamento de amor...

Felicidad que brota de la piel y del fondo del alma. Un cuento dentro del corazón.

Horas y palabras no alcanzaron para tanta pasión, para tanta ternura. Sin barreras se entregaron. Sin reservas ni temor. Lejos del mundo. Habitantes únicos de un universo inalcanzable.

Ya la vida no era vida sino un sueño, algo cálido, casi irreal, donde todo sucedía muy despacio, muy profundamente. Piel deshecha en un abrazo. En los labios el corazón. Detenido el tiempo en las fronteras del amor.

Mientras tanto, en ese instante incierto en que todo estaba aún por suceder, en el más íntimo y misterioso rincón de un firmamento cubierto de penumbra, indolente entre suaves y mullidas nubes de algodón y orgulloso de su secreta travesura, envainaba Cupido sus flechas al tiempo que una estrella, cómplice y fugaz, quebraba un instante la negrura de la noche. Misión cumplida, la oyeron sus hermanas susurrar. Y es que a veces, sólo a veces, los sueños se cumplen. Es entonces que el destello errante de una estrella, el acompasado latir de dos corazones, el dulce contacto de unas manos que se unen, un abismo de soledad y silencio resquebraja, sombras y desdichas ahuyenta y al mundo deslumbra con su luz, con su embrujo, con su magia y su belleza.


50 comentarios:

  1. Hola Marta. Un relato romántico, en fechas de los enamorados (o de la amistad para países latinos). Me embrriagué de las miradas, de los silencios, de las palabras no dichas en ésta bella historia de amor. El romanticismo está presente. Gracias por éste relato. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cuentecito de San Valentín... Muchísimas gracias, me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  2. Un relato precioso, Marta. Creo que tú lo has definido a la perfección en alguna de tus líneas: "un cuento dentro del corazón". Temía un giro que tanta magia rompiera, pero afortunadamente no se ha producido. Gracias por concedernos un final feliz :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, éste tenía que ser un cuento con final feliz. Muchísimas gracias, Julia. Besosss.

      Eliminar
  3. Al igual que lo comentado por Julia, me temía que, después de tanta magia y ternura, esa bella historia de amor se truncara en el último momento. Afortunadamente no ha sido así, con lo que hemos podido disfrutar de tus hermosas letras hasta el final, con una sonrisa de satisfacción en los labios.
    Un abrazo y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era casi un cuento de hadas así que no podía acabar mal... Muchísimas gracias, Josep. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  4. Es como si se hubieran encontrado a través de un espejo encantado. Eran tan iguales en sus gustos. Muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Salva. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  5. Bonito cuento. Muy adecuado para las fechas que se han celebrado. Me ha gustado ese lento transcurrir de emociones entre ellos, bien por Cupido.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Marta, amiga, qué bello texto nos has regalado, tan tierno y romántico..., con esas palabras cosidas con prosa poética; y con un final tan feliz como necesario en estos tiempos de zozobra. En verdad que me ha encantado. Ehorabuena.
    Te deseo mucha suerte en el "Tintero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Patxi. Muchísimas gracias. Precioso tu comentario. Me alegro un montón de que te haya gustado y mucha suerte para ti también.

      Eliminar
  7. Hola Marta, un bello relato de un amor que nace en un entorno muy romántico. Me encantó leerlo, me fue llevando tu historia de la mano, tan a gusto, que temía se rompiera el hechizo..Muy bonito el lenguaje utilizado. Estos relatos son mis preferidos, no puedo con mi genio. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mirta. Era casi un cuento de hadas. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  8. Precioso, Marta. Me ha encantado en especial ese "se alejaba sin remedio, siempre en su mente presente el deseo de otra vida", ¡cuántas veces nos pasa esto! Pero, como tú dices, las casualidades y el destino existen.

    Muy bien narrada esta romántica historia.

    Un beso y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Chelo. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  9. Marta un cuento romántico que es muy apropiado para estas fechas. Un encuentro que se hacía deseo y donde al contrastar sus gustos son el uno para el otro y termina en un final feliz. Suerte en el concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, M.Carmen. Igualmente, mucha suerte y un abrazo.

      Eliminar
  10. Una historia muy bien traída en el mes en que tanto se nombra el enamoramiento. Relatas el proceso paso por paso hasta terminar en el deseado final de cuento. Hermoso relato, Marta. Suerte en el concurso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Un cuentecito de hadas.

      Eliminar
  11. Ay esas historias de amor que tanto hemos deseado, que hemos visto en tantas películas, con las que hemos vivido en la imaginación. Marta me has hecho ver la historia en ese vagón. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Emerencia. Me alegro mucho de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  12. Hola, Marta
    Es un relato poéticamente hermoso. Me gusta ese romanticismo, las flechas de Cupido en plena accion, y como no, la ambientacion es genial. !Suerte en el concurso!
    Saludo

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Yessy. Los trenes son siempre muy románticos. Me alegro mucho de que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  14. Es muy romántico Marta. Exquisitamente poético como se van enlazando los párrafos. Claro, yo desconfiada vieja (que feo suena) mantuve la respiración hasta el punto final. Es que ese Cupido tan caprichoso, a veces hace de las suyas y nos dejas sin un final así de felíz. Se agradece, por San Valentín y por sábado a la noche (si de tópico se trata, jajaj) Beso grande.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias, Vivian. Pues parece que la sorpresa de este relato ha sido ese final feliz. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Marta, por participar con este relato en El Tintero de Oro. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
  17. Precioso relato romántico,me ncanto! Sencillez en la exposición, situación en un transporte de antes y de siempre. Triunfo el amor!
    Suerte Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho María Joao. Muchas gracias.

      Eliminar
  18. Cuando el amor te atrapa no queda más que rendirse. Muy poético y lleno de música. Yo también esperaba un desenlace fatal. Nos has evitado el sabor amargo. ;)

    ¡Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece que ese final feliz ha sido la sorpresa del relato. Muchas gracias, Alma.Me alegro muchísimo de que te haya gustado.

      Eliminar
  19. Muy bella historia de amor. Hace falta un final feliz. Suerte Marta
    en el concurso. Ana María Caillet Bois

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana y mucha suerte también para ti.

      Eliminar
  20. Un bonito alegato al amor, Marta. Tu lectura se antoja poesía, leer este relato al lado de una chimenea, con lluvia golpeando los cristales, en paz.

    ¡Qué bonito!

    Es el tipo de relato en el que uno se deja balancear suavemente.

    Me ha gustado.

    Suerte en el tintero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Qué bonito y qué generoso tu comentario, Jean! Muchísimas gracias. Me alegro un montón de que te haya gustado.

      Eliminar
  21. Me encantan esos silencios previos a que todo suceda.
    Bonita historia Marta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, David. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  22. Buenas tardes Marta, que bella forma de describir el proceso de enamorarse, a veces lento y otras trepidante. Me ha gustado mucho, a pesar de que los encuentros en el transporte público sean muy recurrentes, a mi me ha trasladado a trenes antiguos, a relatos en blanco y negro. Mucha suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi un cuento de hadas... Muchas gracias. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  23. Coincido contigo en que es un cuento de hadas.Además también creo que puede ser "para" hadas. Es una fantasía limpia y agradable. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Don. Me gusta mucho esa definición como fantasía limpia.

      Eliminar
  24. ¿Qué precioso relato! He pasado de puntillas y lo he dejado tal cual para que no se rompa la magia. ¡Felicidades, Marta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito eso de pasar de puntillas. Es tan frágil siempre la magia... Muchas gracias Maria Pilar .

      Eliminar
  25. ¿Qué tal Marta? Un escrito romántico, donde las expectativas del principiante amor platónico se cumplen, al fin, idealizando el encuentro tan esperado. El relato derrama dulzura, lo avalan las palabras que has utilizados en el relato: ilusión-corazón-mariposas-almas que se buscan-música-poesía-caricias- fuego-suspiros, lamentos de amor...y al final el trío que compone el Amor con mayúsculas: embrujo, magia y belleza
    Suerte en el Tintero Marta, hasta pronto compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amores de cuento... Muchísimas gracias, Isabel. Un beso.

      Eliminar
  26. Me ha gustado mucho, un relato la mar de romántico narrado con mucho sentimiento. Te deseo suerte en el Tintero, al que le debo la lectura y el descubrimiento de tu blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar