sábado, 19 de enero de 2019

La vuelta de Nora - Reseña



"He sido una muñeca grande en casa de papá"

Una llamada a la puerta, la misma puerta que la protagonista cerró de un portazo quince años atrás, marca el punto de partida de una función −segunda parte del clásico de Ibsen "Casa de Muñecas", escrita por Lucas Hnath y dirigida por Andrés Lima− que, tras su regreso al hogar, sitúa a Nora frente a las consecuencias que para la familia tuvo su abandono. Convertida ahora en famosa escritora de éxito ella regresa a casa al cabo del tiempo para formalizar finalmente el divorcio, provocando así un tremendo terremoto emocional, plasmado primero en el dolor y la incredulidad de hijos y marido, que habían llegado incluso a darla por muerta y en los reproches y recriminaciones de que la harán objeto poco después.
Es esta una obra que, manteniendo en todo momento el espíritu de la original, reivindica claramente el papel de la mujer en la sociedad, que cuestiona los roles de pareja y ciertos convencionalismos contra los que los que los personajes se rebelan. Ambientada en los primeros años del S.XX muestra lo próxima que, pese a lo que en ocasiones pudiera parecer, en muchos aspectos se encuentra todavía nuestra sociedad respecto a la de aquellos años y lo poco que hemos avanzado en realidad en materia de igualdad.
Impecables Aitana Sánchez Gijón y Roberto Enríquez como protagonistas. También Elena Rivera en el papel de hija enfrentada a una madre a quien no comprende ni todavía perdona y Mª Isabel Díaz Lago como la tata que renuncia a su vida por Nora y sus hijos.
Texto intenso y descarnado, sin alegatos ni juicios, sin buenos ni malos. Muy acertada la escenografía (sencilla y muy clásica) y la música que acompaña y por momentos realza el caos emocional en que, por un motivo u otro, se encuentran inmersos todos los personajes.

4 comentarios:

  1. Me alegro Marta de volver a leerte reseñando teatro pues no conozco ningún blog que lo haga, y además le das un toque muy especial. Aitana Sánchez Gijón es una actriz increíble y con una vocalización admirable. Si además la obra recoge y actualiza de alguna manera el debate sobre la igualdad real, la propuesta es muy atractiva.
    Saludos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miguel. Sí es una obra que vale mucho la pena y ver a Aitana en directo impresiona, la verdad. Muy elegante en la forma de hablar, de moverse... Roberto Enríquez también fantástico. Muchas gracias por pasar y comentar 😉

      Eliminar
  2. Considero algo muy original y acertado dar continuación a una obra escrita hace tantos años por un genial autor como Ibsen, del que leí, de adolescente, Casa de muñecas.
    No soy muy aficionado al teatro, pero este tipo de obras, realistas, sí que me gustan.
    Es, pues, de agradecer esta reseña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La obra es realmente buena y no traiciona a la original. Muchas gracias, Josep.

      Eliminar