jueves, 20 de diciembre de 2018

Choque generacional



¡Me agotan! ¡Esta familia mía despedaza mi paciencia! Tradición, normas, responsabilidades...  Sieeempre el mismo discurso, sieeempre la misma regañina, sieeempre esos odiosos aires suyos de superioridad. Muy joven, dicen ellos que soy, demasiado joven e inexperta todavía para comprender la importancia inmensa de nuestros ritos, de nuestras costumbres, de nuestros blablabla... ¡Ja! ¡Si supieran! No entienden nada. Mucha clarividencia, mucha perspicacia pero... nada de nada. Ni lo intentan, vaya. Y lo peor es que ni siquiera me escuchan, ¡maldita sea! Habitan un mundo inexistente. Un edén de fantasía. Un paraíso que se extingue bajo sus pies y no se dan cuenta. ¡Qué ciegos están! Traición llamaron a mi feliz innovación ¡Traición! Y al instante, de inmediato, mi varita y mis hechizos requisaron. Castigada como una criatura, ¡qué vergüenza! Los tiempos cambian y también nosotros algo con ellos habremos de cambiar, digo yo. Y, sí, por supuesto, reconozco que mucho más romántico, más adorable y cautivador, quizás, resulta transformar ratones y calabazas en carruajes y zapatos de cristal pero las niñas de hoy en día ya no sueñan ser princesas y gracias a mi (¿imprudente?) picardía, mirad cuan radiante y orgullosa conduce ahora Cenicienta su ferrari por toda la ciudad.      




Imagen: Robert Doisneau

19 comentarios:

  1. Las familias de hadas madrinas son, indudablemente, familias muy aferradas a la tradición. Así y todo siempre hay alguna forma de actualizar el tópico para evitar que se lo trague el vórtice del olvido. Esperemos que el ferrari de Cenicienta no colisione con el patinete eléctrico del genio de la lámpara de Aladino, porque hace tiempo que le da vergüenza moverse en alfombra.

    ResponderEliminar
  2. Jeje, cierto, también Aladino tendría que modernizarse... Muchas gracias, Salva por leer y comentar.

    ResponderEliminar
  3. Muy, muy original Marta, la verdad es que eres una gran escritora con una creatividad muy poderosa. Y es que actualizar los cuentos de hadas a la sociedad actual no es fácil y además lo has hecho divertido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Miguel. Me alegro mucho de que te haya gustado. Generosísimo tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. ¡Desde luego que es un choque de varitas! Cada generación tiene sus códigos, sus inquietudes, sus gustos... y así debe ser, cada uno debe construir su propia historia. Un fuerte abrazo y ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Navidad, David. Un beso y muchas gracias por pasar y comentar.

      Eliminar
  6. bello y real texto. Creo que en estos tiempos,los jóvenes por consiguiente por tanta ciber ideas,toman sus propias decisiones,la mayoría pienso equivoca y rebelde,muy pocas creíbles. la experiencia,no se dá en corto tiempo.saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un choque inevitable... Muchas gracias por tu comentario. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  7. Aunque no lo quieran reconocer, todos hemos soñado alguna vez con tener poderes, una várita mágica, o un genio de la lámpara a nuestro servicio, para conseguir lo inalcanzable, jeje.
    Pero debemos resignarnos a vivir en un mundo real y atenernos a las costumbres cotidianas, por muy aburridas que sean.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A qué sí? Sería genial (jeje). Muchas gracias, Josep por pasar y comentar y Feliz Navidad.

      Eliminar
  8. Jajaja... la joven hada quiere utilizar su magia de un modo más moderno, seguramente Cenicienta se lo agradecerá mucho.
    Divertido y muy bien contado, Marta.
    Besos y feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  9. Hola Marta,
    Encantador, mágico! Todo cambia, esta nueva generación ya no son las buenas princesas ahora son las heroínas de la historia. Muy lindo texto! !Feliz Navidad!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, si es que las princesas ya no son lo que eran... Muchas gracias, Yessy. Me alegro mucho de que te haya gustado. Un beso y Feliz Navidad 😉

      Eliminar
  10. Y es que querer cambair nada más y nada menos que una tradición como la de las hadas,... en fin es un reto complicado, pero descuida que los nuevos tiempos son imparables y no hay nada que los detenga,...
    Imaginativo y fantástico micro!
    Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  11. Debo ser de otra época, ¡me encantan los cuentos de hadas! La fantasía, la creatividad al poder, ja ja.


    Los cuentos, cuentos son, como el significado oculto de los Cuentos de los Hermanos Grimm. Pero eso es otro cuento. ¡Feliz Navidad, Marta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo. Que llegue cargado de magia y de cuentos 😉

      Eliminar
  12. Marta, voy poniendo cada tiempo en portada un relato de cada uno de los que habéis sido tan generosos con compartir vuestras letras en Tertulia. Voy poco a poco...
    ¡Felices Fiestas para ti y los tuyos!.

    ResponderEliminar