viernes, 25 de mayo de 2018

Pérfida deserción



No sé que más hacer ¡Ay! Ella se niega a volver y, por mucho que lo intente −y de mil modos lo hice− incapaz soy ya de convencerla. He suplicado, implorado, llorado, rogado hasta la humillación y, aunque algo me avergüenza reconocerlo, si se fijan un poquito podrán ver todavía estos tristes ojos míos húmedos de autocompasión. Mas nada la conmueve. Se muestra implacable la muy perversa, por completo a mi dolor indiferente y fría como el hielo. Sabe que su ausencia me parte el alma porque yo creí de veras que lo nuestro era real y de pronto este abandono... <<Sólo intento ponerte a salvo de tus ilusiones>>, pícara y malévola, al oído me susurró al marchar. Indescifrable jeroglífico para mí. Y vuela el tiempo, apremian plazos y mecenas y esta musa traidora, caprichosa, veleidosa... no regresa.









Imagen: Annie Leibovitz
http://estanochetecuento.com/perfida-desercion/

18 comentarios:

  1. La musa es celosa. Hazle ver que ya no la necesitas, que ya te basta con tu empeño. No tardará en caer sobre tí, imperativa y urgente, para que dejes lo que estés haciendo para entregarte a su última ocurrencia. Cuando eso suceda, agárrala por los pelos, amárrala a tu escritorio y en adelante... látigo.
    A menos que nunca te haya abandonado y todo esto sea un truco de la misma musa (como yo sospecho).

    ResponderEliminar
  2. Ay! Es que estas musas se las saben todas... Muchas gracias, Salva.

    ResponderEliminar
  3. Este texto lleva tu inconfundible sello en la forma de narrar, Marta :) Respecto a la historia, ¡qué original enfoque! Nunca oí de una musa que se fuera "por el bien del autor". Es cierto que a veces nos hacemos ilusiones, pero no creo que el abandono de las musas ayude precisamente. Otra cosa es averiguar cómo las convencemos a ellas de eso, ¿no?

    Muy bueno, me ha encantado y para nada esperaba ese final. ¡Enhorabuena!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, muchas gracias,Julia. Me alegro un montón de que te haya sorprendido. Nunca se sabe con las musas... Un beso grande.

      Eliminar
  4. Qué manera mas original de narrar....se palpita cada palabra.... a veces siento esa sensación! Suerte en el concurso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Graciela. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  5. Y es que es así,... su desdeño y desinterés duele,... ¿verdad?
    Me ha encantdo, ... corto, intenso,...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Norte. Son tan susceptibles y quisquillosillas estas musas... Me alegro mucho de que te haya gustado .

      Eliminar
  6. La angustia del escritor ante la falta de inspiración y el arte de procrastinar, se muy bien de que nos hablas. Muy buen micro, y con mensaje, mucha suerte!!! Besosss!!

    ResponderEliminar
  7. La angustia del escritor ante la falta de inspiración y el arte de procrastinar, se muy bien de que nos hablas. Muy buen micro, y con mensaje, mucha suerte!!! Besosss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Juancho. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Besos!

      Eliminar
  8. Salva tiene razón. Haz como que ya no la necesitas. Ya verás como vuelve.! felicidades!����

    ResponderEliminar
  9. Parece ser que somos muchos los que hemos dedicado muchas líneas para deplorar el abandono al que somos o hemos sido sometidos los mortales por parte de esas musas ingratas. Pero, tarde o temprano, acaban regresando a nuestra vera. Solo quieren hacernos sufrir un poco para que la próxima vez les dispensemos un trato mejor y reconozcamos su mérito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, pobres, sólo quieren un poquito de protagonismo. Muchas gracias, Josep Maria.

      Eliminar
  10. Hola Marta,
    Muy buen texto, me encantó y aún sintiendo esa desesperación tu manera de expresarlo me hizo sonreír.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Irene. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar