domingo, 29 de abril de 2018

Daños colaterales



Presiento −y no preciso para ello recurrir a la dotes adivinatorias que tantos me adjudican− son ustedes parte de ese tipo de personas que adora la primavera. No es un reproche, no ¿cómo iba a serlo? se trata sólo de una simple observación. Y es que son legión los entusiastas de tal estación. Tal vez hasta ahora no hubieran reparado ustedes en ello o no hubieran prestado al asunto la atención que a mi juicio merece pero, créanme, yo sé bien de lo que hablo. Pregunten, pregunten a cualquiera y verán como de inmediato y sin el más leve pestañeo todas las respuestas, sin apenas excepción, se inclinan a favor de la bellísima, fresca, flamante y cautivadora primavera. Conste que lo digo sin atisbo alguno de ironía, no se confundan y no atribuyan a mis palabras un sentido del que por completo carecen. No, nada más lejos. Muy al contrario, entiendo su éxito a la perfección: luminosa, alegre, aromática, poética, romántica a rabiar... La reina de la fiesta, vaya. Aunque, si vamos a ser sinceros, hemos de reconocer también que tras los larguísimos, grises y lluviosos meses invernales que la preceden, mucho mérito tampoco tiene la cosa ¿no creen? Bien fácil ha de resultarle ejercer su hechizo, su calidez y su dulzura bajo esos espléndidos e inmensos cielos azules, tibias y brillantes tardes de sol y mágicas noches estrelladas sobre los que, poco a poco, la muy pícara ha tejido su leyenda.
En fin. El caso, como seguro ya habrán adivinado, es que pese a todas sus excelencias, su belleza, su magia, su poesía... yo la odio. Sí, odio la maldita primavera con toda la fuerza de mi pequeño ser.
Comienza el buen tiempo, alargan los días, se llenan los parques de enamorados cándidos y almibarados hasta la náusea y de rabia e impotencia −también algo de miedo, no lo negaré− tiembla sin remedio mi pobre corazón.
 Y sé que no es su culpa ni mucho menos su intención pero ¡ay! tan crueles e irreparables son los efectos secundarios que, con su aparente inocencia, la muy traidora ejerce sobre mí...  
Deshojada, dolorida y marchita, estupefacta, horrorizada y al límite de mis fuerzas, la luna llena me encuentra cada noche. Sólo con ella desahogo mis penas y aunque, cómplice y comprensiva, en silencio y con paciencia infinita, siempre me escucha, muy leve es el alivio que en tal confesión mi martirizada alma halla e incurable a estas alturas parece la ansiedad y la angustia que, día tras día, mes tras mes, primavera tras primavera, mi maltrecho espíritu corroe.
Hace ya mucho que perdí la esperanza de transitar en paz mis días y eso, me temo, es lo peor. Y es que, aunque de mil modos diferentes lo intenté, esos tontorrones de sonrisa bobalicona, lánguidos ojillos y mirada perdida en sus amorosos abismos, que agotan inclementes mi paciencia, no escarmientan. Por más que siempre a su pregunta −¿romántica, dicen? ¡Ja! ¡Absurda y empalagosa como ninguna!− respondo con un "NO" quizá en exceso rotundo y sin duda −reconozco− algo malévolo, imperturbables y esperanzados, ellos insisten e insisten... ¡Pues van listos! Tan humilde y sencilla como parezco, ni a sospechar han comenzado todavía, lo rencorosa y vengativa que, cuando con interés me lo propongo, puedo llegar a ser.
¿Oráculo del amor yo? ¡Qué ocurrencia! ¡Vamos, hombre!







Este relato aparece publicado en el nº 42 (mayo 2.018) de la revista "Valencia Escribe".

38 comentarios:

  1. Hola Marta, ¡qué texto hermoso! Tan trabajado, con minuciosidad y con esmero. Demuestras la originalidad literaria al tomar un tema banal, común, casi escondido, para transformarlo mediante interrogantes, a veces con especulaciones, en una prosa cargada de belleza. Un excelente trabajo, me ha gustado mucho. Me has hecho disfrutar gratamente de tu imaginación.
    Te deseo ¡mucha suerte! en el concurso del tintero.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel, ¡qué bonito lo que me dices! Generosísimo tu comentario. Me alegro mucho de que te haya gustado. Muchas gracias.

      Eliminar
  2. Curioso y original relato.
    Suerte en el tintero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Marta, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
  4. Sin duda, una historia original que desmitifica las supuestas bondades de la primavera, aunque, eso sí, con un lenguaje florido que recoge todos los tópicos que rodean la más alabada de las estaciones. Mientras leía, llegué a imaginar que era el invierno el que hablaba.
    Suerte en el concurso de "El Tintero".
    Un abrazo, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,Paco. Pues pretendía eso justamente que pareciera que hablara otra estación envidiosa así que me alegro de haberte despistado un poquito 😉

      Eliminar
  5. Un texto muy bello en su vocabulario y que sin embargo esconde su pizca de ironía, de humor. Creo que no es tarea fácil pero tú lo has conseguido con mucha naturalidad. Me ha hecho gracia eso de que la Primavera lo tiene fácil para encandilar después de lo "feo" del invierno. Es una interesante forma de quitarle mérito jajaja.

    Muy bueno, Marta, y mucha suerte en el Tintero :))

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia. Me alegro mucho de que te haya gustado esa pizquita de ironía. Un beso.

      Eliminar
  6. Muy bueno tu texto. Original e irónico. Muy fluido.

    ResponderEliminar
  7. Una bella manera de ofrecer otro punto de vista sobre la tan alabada primavera. Me gusta la crítica ironía con que la tratas. Un placer de lectura este relato, Marta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Me alegro mucho de que te haya gustado :)

      Eliminar
  8. Estoy recuperando el respiro, te lo has llevado todo mientras te leía, muy hermoso. Amiga lo he disfrutado mucho. Abracitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, muchas gracias, Edwin. Me alegro de que te haya gustado 😉

      Eliminar
  9. Desde luego, todo en esta vida tiene sus pros y sus contras. Y la primavera no podía ser menos. Al principio de la lectura presumía que el tema iba de alergias, jeje. Pero esto es mucho peor. Pobre margarita, deshojada por unos tontos enamorados que creen que les va a vaticinar el éxito en el amor. Claro que para otras plantas es mucho peor el despiadado otoño, que las deja desposeídas de flores y hojas.
    Un relato original y con un toque de humor muy bien articulado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Josep. Me alegro de que te haya sorprendido un poquito 😉

      Eliminar
  10. Divertido relato, Marta. He de confesar que a mí me encandila poco esa estación, pues viviendo en Sevilla, paso del frío invernal a los 40 grados a la sombra sin apenas disfrutarla. Bueno, las alergias si nos llegan puntuales cada año, je, je, je.
    Un relato muy divertido, como ya te he dicho, y original. Bien escrito.
    Te deseo mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre todo es tan bonito como lo pintan... Muchas gracias, Bruno 😉

      Eliminar
  11. Hola Marta, querida compañera, estoy retrasada con la lectura de los relatos porque no me encuentro bien, hoy por suerte he podido leer algunos más. Me tenía prometido el tuyo, con ese título tan sugerente. Una preciosidad tu texto. Una prosa tan bella, narrado de modo que se hace muy agradable la lectura. Me ha encantado. También es de destacar la originalidad del tema. Me he visto involucrada cuando dices que la primavera nos subyuga, nos envuelve con su picardía.. jajaja...muy bueno Marta. Un abrazo y beso. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay,Miry, pero qué bonito tu comentario! Muchísimas gracias. Espero que estés un poquito mejor. Un beso grande.

      Eliminar
  12. Buen texto.
    Suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  13. Por unas cuestiones o por otras la primavera siempre es fecunda para una inspiración tan bella como esta.
    Saludos Marta y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel. Me alegro mucho de que te haya gustado:))

      Eliminar
  14. Tiene su puntito de humor, Marta. ¡Pobre margarita, qué escuálida y deshojada que está! Claro es lo que tiene el amor, que es inseguro y necesita de su ayuda. me quiere, no me quiere, me quie...
    Poética reflexión de una humilde flor la que nos traes.
    Suerte en el tintero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves... Nadie se acuerda de esta pobre. Muchas gracias, Juan Carlos ;)

      Eliminar
  15. Hola Marta, por fin llegué a tu relato.
    Me ha gustado el guiño que nos haces (a tus lectores), dirigiéndote directamente a nosotros para advertirnos sobre las consecuencias de la dichosa Primavera, no tan idílica como nos han hecho creer.
    Bravo por tu sentido de la ironía. No está para nada reñido el buen humor con la calidad narrativa, todo lo contrario.
    Fdo: otra alérgica primaveral.
    Suerte en nuestro tintero Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Isabel. Me alegro de que te haya gustado y sorprendido un poquito 😉

      Eliminar
  16. Buen relato en el que has dotado a las estaciones de vida propia con un punto de humor sobre las comparativas y es que para todo hay opiniones y sino que le hablen de la maravillosa primavera a un alérgico al polen.
    Suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, todo tiene siempre dos versiones... Muchas gracias, Conxita.

      Eliminar
  17. Espero que tu participación en el tintero de oro no dependa del resultado de deshojar la margarita,... jajaja Ahora en serio,... me ha encantado tu relato, el "tempo" que has empleado y, sobre todo, ese deje irónico... MUcha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, espero que no... Muchas gracias! Me alegro mucho de que te haya gustado 😉

      Eliminar
  18. Hola Marta, vaya arrebato, despotricar con arte mi vida, a lo fino sin insultar, jaja. Me ha gustado esta confesión potente. ¡¡Mira que me gusta la primavera cuando no me moquea el lagrimal y ahora que se fueron las lluvia... aaayy que te voy yo a contar!! Me salió del alma compañera. Tu relato es que se me insinua. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Jeje, muchas gracias Emerencia! Todo tiene siempre dos caras 😉 Me alegro mucho de que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  20. Me parece escuchar tu voz cálida y comprensiva dirigida a los amantes de la primavera, aquellos que no sufren esos daños colaterales de la alergia, el cosquilleo de los pólenes y el derrame continuo de fluidos por los orificios nasales, o el lloro constante de los lagrimales, sin sentir aparentemente pesar alguno.
    Repito que me encanta esa fluidez tan natural en tu forma de escribir.
    Una brazo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Francisco! Qué comentario más bonito! Muchísimas gracias.

      Eliminar