domingo, 1 de abril de 2018

Café amargo



Fue mi culpa. Lo reconozco. Quisiera poder decir que la luna llena me embrujó, que el brillo fugaz de una estrella me cegó o que la belleza del amanecer quizás me trastornó... No sé, cualquier cursilería que se les ocurra pero no sería cierto. El error, como siempre, para qué negarlo, fue mío. Sé que no existen los cuentos de hadas, por supuesto, o que al menos ya nunca serán lo que solían pero por alguna extraña razón lo olvido siempre en el momento más inoportuno y no puedo evitar, pese a mi catastrófico currículum sentimental, cierta dosis de romanticismo. Así que, ya ven, aquí estoy. Sola. Otra vez. Petrificada desde hace horas frente a la escueta despedida que, amablemente, en algún momento de la noche, mi príncipe azul dejó junto a la cafetera, antes de salir huyendo de mi lado, con nocturnidad y alevosía, como alma que lleva el diablo, al parecer. "Perdóname" dice la nota, emborronada ahora por una lágrima traidora que, sin permiso y por su cuenta, ha ido a posarse sobre ella. En fin. Luego lloraré un poquito más. Ahora lo primero es detener la hemorragia de este pobre corazón que lo está poniendo todo perdido. Aunque, insisto, fue mi culpa. Lo sé mejor que nadie. Nunca debí decir aquel "te quiero".




Este relato aparece publicado en el nº 41 (abril 2.018) de la revista "Valencia Escribe".

17 comentarios:

  1. Ainsss qué triste que tu prota haya tenido que pagar semejante precio por un "te quiero". Parece que el objeto de su amor era alérgico a ciertas efusiones sentimentles :(

    Muy bueno, Marta, como siempre exquisito en el lenguaje que usas.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Ella le dijo: quiero té. Él dejó una nota junto a la cafetera y huyó. ¡La vieja división irreparable de la humanidad: té o café! (Perdón).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relato me ha gustado mucho.

      Eliminar
    2. Pues a ver si era eso. Nunca se sabe... Gracias Salva.

      Eliminar
  3. Si te dijera que a una amiga le pasó, el chico la dejó pero sin nota. Lo malo que los presenté yo.

    Tu micro, bueno como todo lo que escribes. Tienes un gran don. Un gran beso, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realidades que superan siempre la ficción... Muchísimas gracias Lola.

      Eliminar
  4. Las historias de amor empiezan con un "te quiero" y viajan, de ahí en más, inciertas, por laberintos a las que van a dar muchas salidas; amargas, en muchos casos.
    Te dejo un abrazo, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe en lo que pueden acabar... Muchas gracias Julio David.

      Eliminar
  5. Qué lástima, que por abrir el corazón a alguien, este alguien se aleje despavorido. ¿Miedo a ser querido o a querer? ¿Miedo al amor? ¿Miedo al compromiso? ¿Miedo a qué?
    Un relato triste, aunque tristemente real. Y bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedo a la vida seguramente. Muchas gracias Josep María.

      Eliminar
  6. Lo bueno de las películas románticas es que suelen terminar en ese te quiero. Lo malo de la vida real es que ese te quiero debe atravesar valles, montañas y... precipicios. En realidad no creo que fuera un error, la felicidad no es eterna. Pero la disfrutada no se debe olvidar. Un precioso micro, Marta. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Hay que atreverse siempre... Muchas gracias, David.

      Eliminar
  7. Mucha gente piensa que el amor es química,... y que la fuerza de los enlaces entre los átomos se va resquebrajando con el tiempo hasta desestabilizar el sistema,... quizás ese "te quiero" sea el fatal catalizador de esa reacción. Me ha encantado Marta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tan frágiles y tan asustadizos esos enlaces... Muchas gracias, Norte;)

      Eliminar
  8. A veces los cafés con compañía son dulces. Pero cuando te abandonan como a tu protagonista se vuelven bien amargo. Me ha gustado mucho Marta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Mª Carmen. Muchísimas gracias.

      Eliminar