lunes, 12 de febrero de 2018

Contrastes


Noche tras noche,
 en ese vago espacio que la vigilia del sueño separa,
tu sonrisa invoco.
 Y es entonces, en tan inasible frontera,
del día ya la realidad difuminada,
que  un repentino chispazo de ilusión mi mundo ilumina.
Sueño contigo,
bello espejismo siempre inalcanzable.
Estás en mí.
Escondida en algún rincón de mi cabeza.
Una sombra del pasado.
Un duendecito burlón que se ríe de mí.
Que nunca nunca se deja atrapar.
Aunque a veces, por un momento...
Sí, por un momento, casi creo a veces poder alcanzarte.
Luego te desvaneces.
 La magia desaparece y el día comienza.
Llora el poeta su dolor.
Sangran sus versos.


Imagen: Pinterest



6 comentarios:

  1. Muy buen poema Marta. Tiene intensidad y ritmo. El final es fuerte y notable.Excelente trabajo, me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Néstor. No suelo atreverme con la poesía así que no sabes cuánto me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  2. Encantador poema, Marta
    Un sueño en los brazos de Morfeo, donde los versos del poeta evocan ese amor del pasado.
    Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Yessy. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  3. Preciosos versos, Marta, y qué sutil el sentimiento que expresan. Lo que daríamos a veces por traer al presente consciente esos recuerdos que se nos escapan y que solo son, caprichosamente, cuando apenas estamos despiertos. Muy bonito :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un beso grande.

      Eliminar