lunes, 20 de marzo de 2017

Fin

Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer. Dos lágrimas heladas brillaron en sus ojos, conmovida como nunca estuvo por tan absoluta belleza. Lejanas y tristes ardían en el firmamento las estrellas, día y noche confundidos en aquel silencio abismal. Rompía el sol ya la oscuridad de la tierra cuando la joven astronauta se rindió. Extraviada en aquel vacío hondo y oscuro, imposible su regreso, decidió concluir al fin semejante agonía de añoranza y soledad. La escotilla cedió con suavidad. Salió. Flotaba... De pronto, algo la retuvo. Un llanto. Una súplica. Una oración. ¡Resiste, amor...! Ineficaz conjuro. Inmensidad. Paz. Abismo. Luz.... Suave, muy despacio, se apagó su corazón.


Microrrelato para el concurso "Relatos en Cadena" del programa La Ventana de la Cadena Ser.

2 comentarios:

  1. has captado la magia de la vida con la belleza infinita. gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Me alegro muchísimo de que te haya gustado.

      Eliminar