martes, 7 de junio de 2022

Impostor

 

Medianoche. Oscuridad y silencio. Calla el mundo. Comienza mi tiempo. Tras el lúgubre tañido de las campanas, eco extraño y sobrenatural que la quietud de la madrugada quiebra, mis restos al mundo de nuevo regresan. Errante y espectral ─ojos vidriosos, pasos vacilantes, rostro plomizo y ceniciento─, confundido entre la espesa niebla que por doquier en torno a mí se extiende, revelo con cautela mi presencia entre los vivos.

Con infinito esmero, días, semanas, meses enteros, preparé mi aparición. Al cabo, ahora, el tiempo se cumplió y esta tenebrosa y doliente noche de difuntos fue la elegida como testigo de mi momento estelar. Nada quedará al descuido. Exitosa, sin duda, resultará la misión. Y yo mismo, llegada la hora, de ello daré fe.

Sé bien la incomprensión y el pavor que mi labor despierta, mas no hay motivo que me obligue a excusarme. Cumplo a conciencia un deber al que ─no importa la causa─ juré lealtad en un tiempo antiguo, anclado con ahínco a mi memoria.

Y sin embargo...    

Tantas miradas ─adivino─ caerán pronto, con inclemencia, sobre mí; tantos ojos estupefactos que en un instante pasarán del asombro al reproche, de la aprensión al terror...

 ¡Ay! ¡Pobre ánima del Purgatorio desolada y penitente! Una insoportable ansiedad se apodera de mí, arden mis mejillas y hasta la misma médula mis huesos ruinosos se estremecen solo con pensar en lo que habrá de venir.  

«Nunca más, nunca más», parece denunciar un cuervo en su graznido mi impostura.

«Nunca más», ratifico yo la queja con frágil convicción.

Y suenan mis palabras más a súplica que a promesa.

Aletean en la noche, se alejan veloces, se desvanecen como el eco de un conjuro que se pierde en el vacío.

¡Triste de mí! ¡Si el mundo conociera cómo odio ser centro de atención!  ¡Cómo lamento esta condición de muerto viviente mía en noches como esta! ¡Cómo tanto protagonismo me aterra!   

Pánico escénico, sí, así lo llaman. Y hace siglos que en silencio guardo tan fatal diagnóstico. ¡Qué desdicha! Si en esta cerrada y quisquillosa sociedad de ultratumba alguien se enterara sería mi fin. Irreparable el daño para mi reputación.

Hasta ahora, casi por milagro, todo ha salido bien, nunca criatura alguna sospechó nada y así ─confío─ hasta el final de los tiempos habrá de ser. Hay misterios en el mundo que no se debieran desvelar jamás. Y, aunque es grande el horror que carga mi conciencia, también grande fue siempre mi talento para el disimulo, arte que tantas veces vistió de alegría mi dolor y de mascarada disfrazó mi llanto.

A salvo como creo estar, nadie tendrá jamás noticia del engaño.

Y sin embargo...

Me encuentro atrapado en la tela de una araña envenenada y pegajosa de la que ─presiento─ no lograré escapar.

Vetada la caricia de las lágrimas a las cuencas vacías  de mis ojos, un llanto seco y dolorido anuda esta noche mi garganta. Un llanto que no alivia, que lastima y quema.

 En secreto, anhelo con fervor que el alba venza al fin a la tiniebla, atisbar la suave luz que alumbre el nuevo día y, así, poder entonces regresar a mi cripta. Tornar a la rutina de mis horas, a la aburrida tranquilidad de mi guarida, a mi retiro, a mis ausencias, a mis recuerdos y desvelos, al rumor de un tiempo pasado, ingenuo y más feliz, con sabor a antiguos otoños de infancia, a dulce de membrillo, a chocolate caliente, a nueces y castañas...  

Humildes sueños que, una y otra vez, contra este aciago y miserable destino mío se estrellan sin remedio. Y quisiera llorar. Y no puedo. Y entre melancolías, soledades y nostalgias se ahoga esta triste alma, en el limbo de la inexistencia para siempre perdida.

               Mención honorífica certamen junio 2022 "El Tintero de Oro "

71 comentarios:

  1. Un gran relato para el reto Marta, con la alusión a "El Cuervo", el gran poema de Poe. Una atmósfera muy lograda y agobiante, no imagino peor condena que vagar entre los vivos. Saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Ana. Contentísima porque te haya gustado.

      Eliminar
  2. Impresionante relato, Marta.
    Un comienzo con frases cortas, profundas y ya otorgando al texto una tonalidad Poe que consigues trasladar hasta el final del mismo. La primera persona utilizada y los demás recursos narrativos son fantásticos. Y que tremendo contraste con el olor a dulce de membrillo y a chocolate con ese quiero llorar y no puedo.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! Muchísimas gracias, Miguel. Me alegra mucho lo que dices sobre el tono del relato porque sí que buscaba darle ese aire. Un beso grande.

      Eliminar
  3. Leyendo se advierte sin mucho esfuerzo la prosa poética musical de este cuento, incluso de manera grata advierto que tan estupendamente has esparcido el cascabel melodioso por la sensibilidad, que en algunas partes da la impresión de que algunas palabras rimen en asonante. De otro lado, recurrir al ave de "la ribera plutoniana de la noche", hace que yo, amante de los córvidos en general, haya hecho un verdadero viaje leyéndote. De igual manera tu mención a las ánimas del purgatorio (de quienes soy devoto) le imprimen un tinte religioso que me encanta.
    ¡Es un auténtico soliloquio turbio y lóbrego, lo disfruté sin medida! ✝

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan. Generosísimo tu comentario. No sabes cuánto me alegra lo que dices. Mil gracias.

      Eliminar
  4. Acabo de hablar con Edgar mediante la Ouija. Me ha dicho que está muy complacido por esta narración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, pues dale las gracias de mi parte. Si le ha gustado, no se puede pedir más ;)

      Eliminar
  5. El sonido es parte del mismo relato, atrapa y fascina. Enhorabuena, Marta.

    ResponderEliminar
  6. Terrible relato. Bueno, no el relato, que me ha encantado, sino la historia que cuenta. No me imagino mayor desolación que estar obligado a ejercer de fantasma sin ganas y deseando descansar. Hay juramentos que al cabo de mucho tiempo pierden su sentido original y se convierten en una maldición.
    Un beso y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ¿verdad? Pobre fantasmilla... Me alegra mucho que te haya gustado el relato, Rosa. Muchísimas gracias.

      Eliminar
  7. Has logrado que nos compadecemos realmente de él; esas lágrimas secas son rotundas... Resulta angustiosa su misión cuando se tiene ese pánico escénico...
    Es completamente original el relato, narrado con un lenguaje decimonónico perfecto, que sólo alguien que domina la narrativa podría conseguir... También destaco la belleza exquisitas en muchas frases, como ésta de los cuervos:
    "...se desvanecen como el eco de un conjuro que se pierde en el vacío."
    Muy bueno. Suerte! y un besazo :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Maite! Cuánto me alegra lo que dices. Muchísimas gracias.

      Eliminar
  8. Gran relato, Marta. Coincido con Ana Piera en que no se puede imaginar mayor condena que la de vagar eternamente entre los vivos cuando ya no se pertenece a ese plano y a mi entender, me quedo con la enseñanza que me transmiten tus letras. Es preferible vivir los sueños en vida que no pretender vivirlos después de muerta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una condena eterna, la de este pobre fantasmita, sí. Muchísimas gracias, Carmen.

      Eliminar
  9. Muy buen relato, enhorabuena Marta. La verdad es que a partes iguales da miedo y te da lastima el fantasma condenado a vagar la eternidad es muy larga. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ainhoa ¡Qué bien que te haya gustado!

      Eliminar
  10. Hola, Marta. Pobre criatura esta que nos traes obligada a la desdicha de ejercer de espíritu errante sin ganas de serlo, ser sensible que solo aspira a la tranquilidad del descanso eterno con olof a chocolate y membrillo, a castañas y nueces.
    Un relato encantador dentro de lo terrible. Te deseo lo mejor en el concurso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Bruno. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  11. Gracias, Marta, por participar con este relato en el homenaje a Poe. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, David. Vamos a por el último reto de la temporada.

      Eliminar
  12. Al fin puedo entrar a comentar!! Es que no quería dejar de decirte que has logrado un lenguaje poético maravilloso en medio de la tremenda historia. Un aplauso, Marta. Y también un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Juana! Muchísimas gracias ¡Cuánto me alegra que te haya gustado!

      Eliminar
  13. Triste la No Vida de los fantasmas que no tienen nada que les ate a la tierra y aún así, no pueden marchar y poner a descansar su alma.
    Podrías ser la hija que nunca tuvo Poe.
    Muy logrado en pleno siglo XXI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Noelia! Vaya piropo, ese de la hija de Poe... Mil gracias. Me alegra muchísimo que te haya gustado el cuento.

      Eliminar
  14. Marta Marta, esta vez te pasaste. ¡Cómo me ha gustado el ambiente en el que me metiste, los olores que sentí, ese escalofrío de madrugada, el contacto con las ánimas (que me fascina), Edgar es un consentido y estoy segura que está más que feliz (como lo dice Cabrónidas, que nunca se sabe con lo que va a salir). Porque si esa ánima creía que estaba solita allí ya se habrá dado cuenta de que no fue así, y de que su peregrinar es un "hacer lo que le plazca ". Elegiste cada palabra, que quedó perfecta. Bueno, casi me siento culpable de disfrutar tanto mientras esa ánima padece. Es una exquisitez tu narración y sin duda eres la ganadora del Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maty. Qué bonito lo que me dices, me dejas siempre sin palabras con tus comentarios. Muchísimas gracias. No sabes cuánto me alegra que te haya gustado la historia de este pobre fantasmita. Un beso grande.

      Eliminar
  15. Hola, Marta. Ojiplático me tienes tratando de asimilar tus letras. El sempiterno alegato de un caminante deprimido con su causa. Un poema en toda regla con ese anhelo de fondo que casi se funde con una oscuridad total y cegadora. Me ha encantado. Enhorabuena y mucha suerte en el Tintero.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra muchísimo lo que dices, Pepe. ¡Qué bien que te haya gustado! Mil gracias.

      Eliminar
  16. ¡Ay Marta! ¡Esas cortas frases, como sentencias, llenas de desaliento! Me ha parecido muy recurrente el uso del hipérbaton, cambiando el orden de los elementos de las frases hace que le prestes una pátina de antigüedad, como si fueran fotografía de época desgastadas por el tiempo. También la repetición que se quedan grabadas como un mantra y agudiza la intención, como “el nunca más” y “tantas miradas… tantos ojos”…
    Al margen de las eficaces herramientas que has sabido utilizar, la intencionalidad, y sobre todo, la sensación de infinita tristeza y desesperación impregna todo el relato de una aciaga poesía de tintes negros, como las alas del cuervo.

    Martita, ¡pero qué bien escribes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Isabel! Cuánto me alegra lo que dices y que te haya gustado el relato. Un beso grande y muchísimas gracias.

      Eliminar
  17. Buenas tardes, Marta:
    Es la primera vez que te leo; por lo que no sé si gran parte de lo fascinante en este relato forma parte de tu impronta o es una sucesión de recursos brillantes adoptados en honor a Poe. Me atrapa la dinámica de tu relato, con la que acompañamos al personaje en su flujo de conciencia. Dinámica marcada por un uso cadencioso del lenguaje que va avanzando a la par que el personaje se acerca a nuestra atención lectora.
    Un texto apuesto y sin imposturas. Gracias por compartirlo, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias a ti, Nino. Me alegra muchísimo que te haya gustado.

      Eliminar
  18. Qué duro es eso de ser muerto sin poder morir del todo, un alma atrapada a medio camino entre el mundo de los vivos y el de los muertos, nos has transmitido todo el pesar de ese ente sobrenatural que nada entre dos mundos, con una prosa poética de elevada altura literaria. Muy bueno, Marta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Jorge. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  19. El personaje despierta empatia. Y lo hace con un resorte genial: no por su estado, no por su condena, no... ¡al malnacido le da vergüenza!

    Y eso... eso lo hace tremendamente humano.

    Lo destaco por encima de todo lo bueno que están comentando, acertadamente, sobre el relato. Porque tocar ese resorte, por mucho que la empatia no sea muy Poe, le concede a esta historia para mi un valor extraordinario. A veces la diferencia esta en una frase, un símbolo, una forma de expresión o un complejo artificio argumental. En este caso es un recurso, una idea, la que lo cambia todo.

    ¿Has leído? El personaje despierta compasión, da lastima, nos vemos en su lugar... ¿Tendrías el mismo efecto si solo hablara de su condena, de sus suplicios, de lo arrastrado de su oficio? Yo diría que no. Le da vergüenza, nos ha pasado a todos y no nos cuesta nada sentir su dolor. Un gran acierto.

    Escribiendo como escribes, si tienes más ideas como esta, no te veo techo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Isra, no sé como no lo vi antes, la vergüenza lo humaniza.

      Eliminar
    2. Jeje, exacto. Le da vergüenza. Cuánto me alegra que señales eso, Isra, porque era la idea en torno a la que quería hacer girar el cuento. El pobre quiere encajar al menos en ese mundo de ultratumba y tiene miedo de que lo descubran. Muchísimas gracias por este comentario tan tan generoso. Contentísima porque te haya gustado.

      Eliminar
  20. Hola Marta, me encantó tu relato, sentí pena, cariño por esa alma en pena que ronda ese mundo de los muertos pero no puede alejarse de los vivos, quedó alli, hasta me da un poco de ternura, muy bueno, lo disfruté al leerlo, mucha suerte en el concurso y felicitaciones, saludos. PATRICIA F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Patricia. Muchísimas gracias. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  21. Hola guapa , llevo tres noches queriéndote comentar , y es que mi móvil
    no tiene la misma cuenta que la del pc , y allí no me deja comentar como anónimo , así que ahora que tengo un ratito , paso y te comento. Un relato muy interesante , terminar como alma errante o muerto viviente , la verdad es que de todos los relatos que estoy leyendo , son muchos parte de su biografía , la verdad es que tubo una infancia difícil , y jamás se volvió a saber de sus hermanos.
    Me a gustado mucho , te deseo mucha suerte en el sorteo , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias, Flor. Me alegra un montón que te haya gustado. Un beso y mucha suerte para ti también.

      Eliminar
  22. Hola, Marta. Me ha encantado tu relato. Darle el protagonismo a un zombie me pareció muy original, y aún más, que este tuviera una especie de fobia social. Muy bueno. La descripción es impecable, y el ritmo del relato, a modo de monólogo, fue muy bien llevado de principio a final.
    Suerte en el Tintero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Cynthia. Contentísima porque te haya gustado.

      Eliminar
  23. Hola compañera, sabía que ibas a hacer encajes de bolillos con un reto Poe. Tu estilo encaja a la perfección. Felicidades. Sabes, en principio creí que ese alma que vaga entre los vivos es Poe. Y pensé, el pobre ya pasó una vida amarga para que ahora en la otra siga siéndolo. Por imaginar (imaginar imaginando) imaginé que todos sus lectores lo invocaban, hasta vi el tablero ouija sobre la mesa y su espectro ahí, a regañadientes, mientras describías (magníficamente) esa penuria fuera de su sepulcro. Bueno, podría ¿no?. Un gusto leer tu historia, dulce en lo amargo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Emerencia. ¡Vaya! Pues casi has escrito tú un relato nuevo a partir de este. Me encanta tu idea, la verdad. Ese pobre Poe convertido en alma errante e invocado por sus lectores daría para un gran argumento. Un beso y muchísimas gracias. Me alegra mucho que te haya gustado el cuento.

      Eliminar
  24. Hola, Marta. Tu creación destaca por esa prosa poética que dominas con soltura y acierto. Una atmósfera muy lograda en la que desvela sus pesares el fantasma o muerto viviente. Consigues con la confesión del protagonista que sintamos lástima por el desdichado protagonista de tu relato de terror gótico. Buen relato de terror, me ha gustado.

    Suerte en el Tintero, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carles. Mil gracias. Me alegra mucho que te haya gustado.

      Eliminar
  25. Hola, Marta. Un derroche de facultades para el último de la temporada. Aunque bueno, ya nos tienes acostumbrados, jeje. El relato lo tiene todo. Tono, atmosfera, frases para recordar y una musicalidad lírica que complementa perfectamente a todo lo anterior y , que además a la temática, le va como anillo al dedo. Mucha suerte en el concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro. Muchísimas gracias. Cuánto me alegra lo que dices.

      Eliminar
  26. Hola, Marta.
    Angustioso relato. Uno siente desazón hasta pena. Con esas frases que se cortan en imágenes, y crean al lector una emoción en cada una de ellas.
    Una ambientación espectacular.
    Pobre alma que vagará eternamente en su tormento.
    Muy bueno. Mucha suerte en el concurso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Irene. Muchísimas gracias. Me alegra un montón que te haya gustado.

      Eliminar
  27. Hola, Marta. Como de costumbre, nos traes una historia vigorosa narrada de manera impecable. No es difícil meterse en la piel de ese Anima en pena sufriendo una condena realmente terrible.
    Suerte en el Tintero
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre alma en pena, ¿verdad? Muchísimas gracias, Paco. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  28. Magnífica exposición de los tormentos de aquel que experimenta eso que llaman "el síndrome del impostor" (gran acierto el título) , el pánico escénico, la fobia social, etc etc, torturas y terrores que acompañan a mucha gente, dentro de la soledad con excesiva compañía, un oxímoron irresoluble sin duda. Merecedor de buena puntuación, sin duda. Gracias por el aporte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Javier. Contentísima porque te haya gustado.

      Eliminar
  29. Estupendo relato Marta. Poético en dos sentidos, de poesía y de Poe.
    Consigues recrear esa atmósfera decimonónica y darle sentimiento al mismo tiempo. Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  30. Hola, Marta!! Cuánto transmite tu protagonista. Me ha gustado mucho cómo has plasmado sus sentimientos, sus miedos y su desesperación. Suerte en el Tintero y un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Como siempre, espectacular la manera de narrar con esa prosa floreada y descriptiva en sensaciones.
    Todo ello con el fin de transmitir el miedo del difunto a mostrarse en público, ser el centro de atención de las miradas. miedo escénico que hace temblar hasta a los muertos. El talón de Aquiles de este ser de ultratumba.
    Un fuerte abrazo, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Francisco! Muchísimas gracias. Cuánto me alegra lo que dices.

      Eliminar
  32. Hermoso relato, Marta, tanto en su forma como en su fondo. Me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Hola, Marta. Muy Poética tu narración recogiendo las reflexiones de aquello que es inevitable y se va aproximando inexorablemente. Un estilo tan pulido como acorde al desafío de este mes.
    Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, JM. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  34. El personaje parecía dispuesto a sembrar el terror, con métodos teatrales. Pero fue atrapado por algo también sobrenatural. Y parece que, a pesar su estado de muerto vivo, está en serio peligro.

    Bien lograda la atmósfera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Pues un poquito de humanidad SE LE HA QUEDADO EN EL TRANSITO. QUIZAS NO SEA LA CUALIDAD MAS admirada en el purgatorio, pero si hay uno , seguro que hay mas.
    Me encanta tu redaccion, abigarrada y llena de adornos pero fluida. adamirable combinar las dos cosas. y el uso de la raya a modo de parentesis, que si fuera con comas, complicaria la lectura, haciendola mas confusa.
    esperemos que no le pongan inspectores de trabajo y que no descubran el podo rendimiento terrorifico que aporta.
    saludos y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, esperemos que no le pongan esos inspectores, no. Muchísimas gracias, Gabiliante. Muy contenta porque te haya gustado el relato.

      Eliminar