sábado, 20 de octubre de 2018

En horas bajas


Desde que murió nada ha salido bien. Tan ilusionado como estaba con su nueva condición, tantos trucos como había aprendido, tantos ensayos y al fin... ¡un fiasco total! eso ha resultado. ¿Para esto tanto esfuerzo? refunfuña con amargura, al filo del más sobrenatural ataque de nervios que podáis imaginar. Pese a todo él es un profesional y noche tras noche −esperanzado, infatigable− continúa intentándolo. Apariciones espectrales, rechinar de dientes, espeluznantes chirridos... Pero ocurre que ya nadie cree en los fantasmas y así no hay modo de trabajar. Y sabe que no es su culpa pero ¡ay! es tanta su vergüenza...
  





Microrrelato finalista semanal el día 20 de octubre de 2.018 en el concurso "L'art d'escriure" del programa Wonderland de Radio 4 RNE.

22 comentarios:

  1. Nadie puede escapar al espíritu de su tiempo, ni los fantasmas. Acaso el mundo de la vigilancia y el espionaje pueda ofrecer una ocupación respetada a esa desdichada alma en pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Tendrá que reciclarse, el pobre. Muchas gracias, Salva.

      Eliminar
  2. Vivimos en el tiempo de lo material, lo tangible,... tiempo de horas bajas para los espectros ;)
    Muy bueno!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias, Keren. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  4. Muchas felicidades Marta por el meritorio trabajo que te ha llevado a ser finalista en Radio 4, con este pequeño cuento que es pura metáfora del descreimiento de nuestra sociedad que por no creer, ya no cree ni en los pobres fantasmas. Saludos desde mi admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miguel! Muchísimas gracias! Generosísimo tu comentario. Me alegro mucho de que te haya gustado este pobre fantasmilla atormentado 😉

      Eliminar
  5. ¡Hola Marta!
    En tiempos de cambio, difíciles, son tan complicados hasta para los fantasmas. Excelente micro, y me alegra infinito el premio. Descubrí en ti una autora de gran valía. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Me alegro un montón de que te haya gustado 😘

      Eliminar
  6. Enhorabuena, Marta! Solo la primera frase es antológica: "Desde que murió nada ha salido bien" Es de esos comienzos que encadena irremediablemente al lector. Una simpática historia en la que ese fantasma me parece una metáfora sobre la capacidad de asombro del ser humano. De esa pérdida del mayor don del que hemos sido dotados: la curiosidad por lo desconocido. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David! Es cierto, ya nada nos impresiona... Me alegro muchísimo de que te haya gustado este pobre fantasmilla torturado. Muchas gracias!

      Eliminar
  7. Es que la vida moderna tiene esas consecuencias. Se ha perdido el respeto por casi todo, especialmente por los pobres fantasmas. Ya solo los niños creen en ellos. Tu protagonista debería, pues, plantearse cambiar de público, jajaja.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, sí es posible que deba reciclarse un poco... Muchas gracias, Josep. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  8. Estoy aquí gracias a la entusiasta presentación que hizo David de tu micro en Google+.
    Me encantó el texto y cómo mostraste en tan pocas frases la frustración del pobre fantasma.
    Muchos saludos desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirella, David siempre es muy generoso conmigo pero me alegro mucho de que te haya traído hasta aquí. También de que te haya gustado el relato. Muchísimas gracias!

      Eliminar
  9. Encantador microrelato. Ciertamente original, cargado de una tierna ironía. Muy bueno Marta, me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Néstor. Me gusta lo de la "tierna ironía". Muchísimas gracias 😉

      Eliminar
  10. Enhorabuena Marta, :)
    El relato es muy bueno, te lo mereces.
    Pobres fantasmas, qué poco valor les damos.
    Un beso, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Irene. Muchísimas gracias. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  11. Dicen que el oficio más antiguo del mundo es la de ser prostituta, pero más bien diría que el oficio más antiguo es la de ser fantasma: desde que existimos que nos estamos muriendo. Con tantos miles de años en lo mismo, a los fantasmas se le están acabando los recursos y las ideas para sorprendernos. ¿Tendrán otra misión, otro trabajo?
    Te dejo un abrazo, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oficio complicado en estos tiempos descreídos... Muchísimas gracias 😉

      Eliminar