sábado, 30 de junio de 2018

Escamada




¡Qué susto! ¡Y qué vergüenza! ¡Si hubierais visto cómo corrí! En un instante comprendí lo que sucedía y a la velocidad del rayo escapé de allí. ¡Ay, Dios! ¿Qué habrán pensado de mí? Pero ¿qué otra cosa podía hacer si ya empezaba mi cuerpo a transformarse? Pensé que no lo lograría, que descubrirían mi impostura y para siempre me enjaularían como a un absurdo y vulgar monito de feria. ¿Y qué creéis que hubiera sucedido entonces? Expuesto mi secreto a la curiosidad malsana de tanto entrometido, mi vida ya nunca habría vuelto a ser la misma. Sé que yo no hubiera podido soportarlo y por eso fue que me asusté tanto. Sí, me asusté muchísimo, lo reconozco. Y pese a todo... ¡Ay! ¡Haber tenido que huir de esa manera! ¡Quién iba a imaginarlo! Y justo, lástima, cuando mi plan rodaba ya a las mil maravillas. Aquella hechicera maldita tuvo la culpa ¡mira qué confundir el embrujo...! ¡Las doce campanadas pertenecen a otro cuento! Todo el mundo sabe que nunca −¡nunca jamás!− tuvieron nada que ver con el mar y sus sirenas.




Imagen: Benoit Courti.

10 comentarios:

  1. Jajajaja,... muy bueno Marta,... quizás reclamando en la Oficina de los consumidores.
    ;)

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho. Me he ha dado mucha pena la descripción del pobre monito de feria jaja pero el resto me ha gustado bastante.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Tali. Me alegro mucho de que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  4. Bonito. Cinco minutos más y hubiera tenido que llamar al camarero a coletazos.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito, Marta.
    Estoy con Norte, que reclame a la oficina del consumidor, ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre! Quién se lo iba a decir, verdad? Muchas gracias,Irene 😘

      Eliminar
  6. A esa hechicera se le produjo un "cortohechizos" y se le cruzaron los cuentos, je, je, je... Muy simpático y trepidante micro, Marta. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje. Me gusta lo de "cortohechizos" 😉 Muchas gracias, David.

      Eliminar