martes, 3 de julio de 2018

Domingos de fútbol



Tarde de domingo. Al fin. Nunca le gustó el fútbol, sigue sin gustarle y, sin embargo, de un tiempo a esta parte, María adora las tardes de fútbol y domingo.
Arranca el carrusel deportivo, escucha a lo lejos los primeros acordes de su inconfundible sintonía y, sin apenas darse cuenta, casi casi a traición, sus labios se curvan en algo parecido, muy parecido, a una sonrisa. Inevitable la melancolía, atravesada de pasado y de nostalgia, al instante piensa en sus hermanos, Javier y Pablo.
Y, uno tras otro, se le amontonan los recuerdos.
Imposible explicar cuánto los añora. Los echa tanto de menos que, incluso el ardor con que de niña discutía con ellos las tardes de domingo, de algún lugar muy remoto rescata ahora su memoria con una pizca de emoción y de ternura.
Aquellos dos grandullones, forofos impenitentes siempre a la carrera tras un balón, siempre inventando goles y regates imposibles, planeando ataques, defensas, tácticas, estrategias... lograban a veces (con absoluta premeditación, aseguraba ella por entonces) sacarla de quicio. La enfurecía hasta lo indecible que nunca, por mucho que suplicara −y vaya si lo hacía− la dejaran ver la película que había esperado con paciente e impecable devoción cinéfila durante toda la semana o el nuevo capítulo de la serie que a la mañana siguiente, seguro todo el mundo −salvo ella, por supuesto− comentaría en el instituto y que, por alguna incomprensible y maldita casualidad, coincidía siempre, pero siempre, con la hora exacta del partido. Pese a todo, aunque a ratos los odiara a muerte y legendarias fueran sus peleas, al final acababa celebrando junto a ellos (unida al enemigo, qué remedio) los goles de su equipo, saltando todos como locos sobre los cojines del sofá.
¡Ay! ¡Si supieran ahora...!  
Pero ocurre que el tiempo pasa, que las cosas cambian y que para ella han cambiado mucho. Muchísimo. Tanto que las tardes de fútbol y domingo son ahora, sin duda alguna, su momento favorito.
A la hora convenida comienzan a llegar los amigos, esa peña futbolera de Ricardo que más que asociación parece ciertamente una hermandad y de inmediato, la casa se llena de voces, de provocaciones, de risas, de olor a pizza y sabor a cerveza. Un ambiente festivo y delirante que quiebra de un plumazo la inevitable y agotadora rutina diaria, todo lo invade y no hay en el mundo en ese instante nadie (persona, animal o cosa)  más feliz que ese grupo exultante, fervoroso y jovial.
María no sabe quiénes ni cuántos son esos semanales invitados. No los conoce, probablemente nunca lo hará y aun así, cada domingo, espera con ansia su visita. Hasta ella tan sólo llega de cuando en cuando un eco lejano de gritos, de goles, el sonido amortiguado de una radio o un televisor... Nunca los ve, los adivina en la distancia, siente su presencia, los intuye y eso la calma. Ni siquiera ya inventa como hacía antes, al principio, cuando aún guardaba su corazón algún latido de osadía o de esperanza, arriesgados modos de captar su atención ni fantasea la fortuna de que alguna de esas tardes, una tarde de fútbol cualquiera, alguien desenmascare con arrojo ese espejismo y al fin a ella de su cautiverio la rescate, o tan sólo durante un segundo, no más que un segundo, presienta levemente su existencia. Sabe −catastrófica y desengañada es su certeza− que no sucederá, que entre los recovecos del tiempo hace ya mucho se perdió para siempre y sin remedio su aliento y su recuerdo. Y así, prendida la mirada de un deseo cándido, ilusorio, imposible, cobra forma domingo tras domingo en su interior una emoción a la que no logra poner nombre, una profunda sensación de pérdida, una nostalgia incurable, cierta piedad amarga y dolorida por esos minúsculos instantes que, no sabría decir cómo, lograron atravesar el pasado y llegaron hasta ella de otro mundo como ingenuos polizones.
Y, aunque no le gusta el fútbol, nunca le gustó y sigue por supuesto sin gustarle, María adora las tardes de fútbol y domingo. Tardes que, por algún afortunado sortilegio, aplacan la ferocidad del monstruo y a su prisionera regalan noventa preciosos minutos de paz. Con suerte, quizá alguno más.   





Relato para Zenda #historiasdefútbol

12 comentarios:

  1. Sentimiento contagiado diría yo. Suele suceder en gran mayoría. Pero lo importante es compartir, pasarlo bien, aún con todo, seguramente deberían mediar: unos findes con fútbol y otros con la peli. Pero bueno el mando, ay! El mando, siempre cae en manos del hombre y los amigos. Jeje! Está muy bien redactado, por supuesto ,y has conseguido trasladar el sentimiento de un domingo y del ser fan de un equipo, además de las quedadas con los amigos. Me ha gustado. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Keren. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  2. La pérdida relatada de una manera magnífica Marta; y ese deseo de que incluso haya prórroga lo dice todo de María. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Un relato impecable en su forma y muy emotivo en su fondo. La añoranza y el dolor por lo que se perdió suele compensarse con el recuerdo y la ilusión de que todo sigue igual.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Josep. Me alegro mucho de que te haya gustado 😉

      Eliminar
  4. Has sabido captar ese sentimiento de continuidad en la ausencia. Esos momentos como la Navidad, las tardes del carrusel deportivo o la comida frente al telediario, son constantes inmutables a las ausencias de los que ya no nos acompañan. En El Aleph de Borges se iniciaba con el lamento del protagonista porque cambiaban un cartel publicitario por otro que ya no vería su amiga fallecida. El primero de muchos cambios, aquí das el contrapunto. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué emoción, David que el relato te haya hecho pensar en Borges. Un millón de gracias.

      Eliminar
  5. El recuerdo muchas veces da vida a este futuro que se difumina en la pérdida. Es un relato nostálgico, emotivo y realmente preciosa, Marta.
    Un beso, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Irene. No sabes cuánto me alegro de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  6. La nostalgia plasmada en lo cotidiano,... y pidiendo a gritos la prórroga. Me ha encantado Marta!

    ResponderEliminar
  7. Pequeños momentos que cobran con el tiempo otra dimensión... Muchísimas gracias, Norte. Me alegro un montón de que te haya gustado.

    ResponderEliminar