lunes, 8 de enero de 2018

La leyenda del payaso triste


No sé por qué sucede pero sé bien lo que muchos de vosotros −demasiados, diría− veis en mí. Con absoluta claridad lo percibo cada noche cuando terminada la función, oscuro y vacío el escenario, algo preso todavía de mi propio personaje, siento como esquivan vuestros ojos los míos si por azar un instante con ellos se cruzan, como un extraño pudor −¿tal vez compasión?− de rubor de inmediato tiñe entonces vuestro semblante.
 Es la leyenda que consigo arrastran todos los payasos del mundo: bromas, juegos, ropas de colores y alegre maquillaje que sin duda un mundo de lágrimas, dolor y muy ocultas heridas, apenas un instante disfrazan...
Tanto y tanto esta fábula se extendió que imposible resulta ya negarla.
Mas, creedme, no es cierta. Si concluida la función no halláis en el rostro del payaso una sonrisa, no juzguéis su mueca tristeza o amargura, no lo es. A vosotros su más bello tesoro regaló ¿no lo veis? e igual que tras la oscuridad alumbra siempre el nuevo día, al amanecer mil risas nuevas el payaso inventará. Esforzados artesanos de la alegría nosotros somos, debéis saber. Guardianes únicos de un conjuro que del tiempo y el olvido con ternura infinita resguardamos.



Imagen: Thomas Hoepker

14 comentarios:

  1. Qué bien escrito Marta… negando la leyenda del payaso triste en su soledad. Un alegato intimista. Nos regaña el payaso, y hace bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isabel. Cuánto me alegro de que te haya gustado!

      Eliminar
  2. Y sin embargo esa dualidad entre el drama y la comedia tiene ese viso entre romántico y atractivo del que cuesta desprenderse. Tu cuento es una puerta abierta a la alegría, un canto al optimismo, un carpetazo a las historias sin final feliz. El imperio de la sátira. Una delicia. Muchísima suerte Marta!! Bssss!!

    ResponderEliminar
  3. Sí, ese halo de romanticismo es inevitable... Muchísimas gracias, Juancho. Precioso tu comentario.

    ResponderEliminar
  4. Hola Marta, al leer tu bonito relato, me ha venido al pensamiento aquellos actores, presentadores, payasos, artistas, que independientemente de sus circunstancias personales, tienen que salir a un escenario y dar lo mejor de si mismos.
    Luego llega la soledad del camerino, de la habitación, de la almohada...
    La frase que cierra tu cuento es preciosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Miguel. Me alegro muchísimo de que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  6. Un relato emocionado acerca de una figura, la del payaso de circo, que últimamente parece asociarse más al terror que al humor. Lindo homenaje a quien dedica su talento a sacar lo más bello de este mundo: una sonrisa. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David. Es cierto últimamente se ve más el lado siniestro que el tierno... Me alegro mucho de que te haya gustado,

      Eliminar
  7. Hola, Marta.
    De los payasos existen mil vertientes: el gracioso, el siniestro, el terrorífico... pero es cierto que nunca nos paramos a pensar en que ese halo de melancolía que desprenden se debe a que nos olvidamos que su intención es hacernos reír, pero no de ellos.
    Un placer leerte.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sofía. Sí que desprenden siempre cierto halo de romanticismo y melancolía ¿verdad? Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  8. Para disfrutar de la belleza de tus textos solo es necesario deslizarse por la magia de los sentimientos que se vislumbran por detrás de los signos escritos. Un hermoso relato de un personaje que despierta las más disimiles emociones. Me has regalado un placer de lectura.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Ariel, es tan bonito lo que me dices que me dejas sin respuesta... Están tan ligados últimamente los payasos a la tristeza y al terror que pretendía recuperar el tono alegre y amable que tienen en su esencia. Muchísimas gracias por tu comentario y tu generosidad.

      Eliminar
  9. Un micro evocador de la vida de los cómicos, payasos, actores. Todos sin excepción a pesar de sus vidas y miserias personales tienen que salir día si, y día también al escenario. Me encanta pasar por tus letras, apreciada Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lola. Me alegro mucho de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar