domingo, 2 de julio de 2017

Lloran las rosas

Hace rato que ha anochecido y la luna fría y pálida, casi recién nacida, que ahora flota en la penumbra apenas ilumina un cielo que la niebla vuelve fantasmal. Ha sido un día triste, doloroso. Todo el pueblo ha querido despedir a Jaime y muy pequeño se ha quedado el cementerio que -a veces olvidado, siempre misterioso- en lo más profundo del valle, al borde de un riachuelo de aguas lentas y apacibles, yace. Conmocionados, incrédulos e impotentes todos, sobrecogidos, incapaces de hallar palabras de consuelo para una mujer con el corazón en pedazos y dos pequeñinas de trenzas rubias que, aferradas a la mano de su madre, apenas alcanzan todavía a comprender la fractura  irreparable que acaba su mundo de sufrir.
Oculto entre las sombras, incapaz de abandonar su protección, ha contemplado un hombre la escena maldiciendo, con el angustioso desconsuelo de lo irremediable, los años perdidos, el miedo y el orgullo que siempre, una y otra y otra vez, sin remedio arruinan su vida. Al fin, cuando todo queda en silencio y soledad, cuando sólo el rumor del agua y el lamento del viento rompen la quietud de la noche, se aproxima a la sepultura. Con los ojos a punto de estallar en lágrimas e infinita ternura sobre ella deposita entonces una rosa roja: frágil, bella, solitaria, herida... Tras los árboles, mientras tanto, siempre implacable, el invierno acecha.

2 comentarios:

  1. Me gusta tu forma de escribir, la historia impactante. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Edwin. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar