lunes, 7 de noviembre de 2022

Maleficio

 

Cuando le conocí, Cosme era un ser afortunado. El hombre con más suerte del mundo, solía decir. Papá de dos niños a los que adoraba, enamorado como nunca de su mujer, dueño de una casa con chucho y jardín. De anuncio, vaya. Así era su vida. Días apacibles, rutinarios, empalagosos hasta el hartazgo. Más feliz que una perdiz. Siempre. ¿Podéis creerlo? En fin. Aquello era algo insoportable y yo no logré resistirlo. Tampoco puse mucho empeño, debo admitir. Y quizá fuera un pelín impulsiva, no digo que no, pero.... Tropezar con esa criatura infame un día sí y otro también me desquiciaba. Aquella absurda cortesía, su impecable gentileza, la sonrisa amable que curvaba sus labios a la menor oportunidad. ¡Agh! Su sola presencia me ponía enferma. Así que, ¿qué os voy a decir? No fue mi culpa. Lo que sucedió fue lo inevitable. Una no puede reprimir siempre sus instintos, ¿no es cierto? Estaba en mi naturaleza. ¡Y todo resultó tan fácil! Un soplido suave, un conjuro impronunciable y listo. Ahora vive divorciado ─¡pobre diablo!─, peleando por la custodia de los críos, entre juicios y abogados. Un alma solitaria ganada por las sombras. No es por presumir pero la verdad es que soy muy buena en mi trabajo. Genial, en realidad. ¿Perversa, decís? Sí, lo reconozco. Pero, ¿qué esperábais? Todo el mundo sabe que  las brujas no tenemos corazón. 






98 comentarios:

  1. Hola Marta ¡Qué buena villana has creado! Aunque tu personaje sea una bruja, sabemos que hay gente que sin tener poderes especiales se dedican a joder la vida de los demás. Me gustó mucho, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana. Sí que hay mucha gente complicada, sí, jeje.

      Eliminar
  2. ¡Hola, Marta! Muchas gracias por participar en el microrreto. Nos has traído a una de las clásicas villanas de cuento por excelencia, pero con un perverso toque actual que la acerca hasta nuestros días. En la manera de contar la historia, queda perfectamente reflejado su carácter malvado y altivo (y encontramos antivalores como podría ser la envidia), justificando además sus acciones como algo natural para ella. Muy buen relato con un personaje muy carismático!!
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, M.A. ¡Cuánto me alegra que te haya gustado!

      Eliminar
  3. Es que la perfección es difícil de alcanzar y aún así algunos la persiguen! Y cuando el prójimo por fín consigue la absoluta felicidad nos es imposible soportarlo! Está en nuestro ADN, seamos brujas o no! Ja ja! Estupenda tu villana! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Envidiosilla, la brujita... Mil gracias, Marifelita. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  4. Me parece que la bruja está enamorada, y que como tal y como era, no le encajaba, cambio un poco ñas circunstancias. Porque? Porque podía.
    "El repelente niño...
    Tenías que haberle bautizado Vicente.
    Representas muy bien la saña y rabia que esconde en su no-corazon
    Abrazoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco repelente sí que era el tal Cosme, ¿verdad? Al final la bruja va a tener razón. Muchas gracias, Gabiliante.

      Eliminar
  5. Eso se llama envidia!! Hay muchos que no pueden soportar la felicidad ajena y sin llegar a los extremos de tu maravillosa bruja, se las arreglan para ir estropeando el paso a paso. La tuya es absoluta, exhaustiva y tan real! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Juana. Sí que era un poco envidiosilla esta antagonista.

      Eliminar
  6. Pobre hombre; necesita con urgencia los servicios de los Warren.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaaj; me encanta la bruja que has creado. Es que tanto empalague, almíbar y encima con chucho es insoportable ;). Está claro que los villanos/antagonistas son los que le ponen salsa a la literatura o al cine.

    Genial relato, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miguel. El Cosme de marras al final se lo merecía, ¿verdad? Imposible aguantar tanta perfección, jeje. Un beso y muchísimas gracias. Me alegra un montón que te haya gustado la brujilla.

      Eliminar
  8. Simple envidia, lo peor del ser humano, aunque la villana sea una bruja. Me da lástima esta brujilla, pero sobretodo los niños.

    ResponderEliminar
  9. Como dice delaFlor, la envidia es mala consejera. Noy hay nada que resulte más molesto a otro ser humano al que la fortuna no le sonrie, que un projimo que parece tenerlo todo.
    De estas frujas las hay a patadas, también brujos, seamos honestos.
    Un brazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ella misma dice, estaba en su naturaleza. La pobre solo hace su trabajo, jeje. Muchas gracias, Francisco.

      Eliminar
  10. Qué mala suerte tuvo el pobre de Cosme al cruzarse en su vida con una bruja maléfica y, añadiría, celosa de la felicidad ajena a más no poder. Pueden haber villanos simpáticos, pero esta me ha caído fatal, ja, ja, ja.
    Me ha ecantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco perversa, sí, la brujilla, jeje. Mil gracias, Josep.

      Eliminar
  11. La verdad es que un poco de grima sí que daba tanto merengue. Creo que un poco de realidad en una vida tan de cuento de hadas tampoco viene mal. Debo de ser mala, pero he empatizado con tu bruja piruja.
    Muy buen relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, pobrecita bruja que nadie la comprende, jeje. Un beso, Rosa. Muchísimas gracias.

      Eliminar
  12. Hola Marta, como bien dices al final es una bruja y además algo celosilla. Un buen micro. Te aplaudo. Abrazos

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué detestable ese Cosme, Marta!
    Menos mal que todo tiene solución.
    Un malvado abrazo ;-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, algo de razón tenía al final la brujita. Muchísimas gracias, Miguel Ángel.

      Eliminar
  14. Jaja me encantó. Casi me parece encantadora esta brujita, pareciera haberse resistido en un inicio a sus inclinaciones. Simpática, sí. Pero en la vida real de que las hay, las hay! Y estas, de verdad que no causan tanta gracia.
    Un abrazo Marta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las de verdad son otra cosa, sí, jeje. Muchas gracias, Maty. Un beso.

      Eliminar
  15. Hola, Marta:
    Leerte es caer bajo el embrujo del hechizo de tu escritura.
    Hay mucha bruja avería invocando sapos y culebras en su ritual diario de “¡Viva el mal, viva el capital!”. Y vas tú e invocas este conjuro benefactor que es leerlo y ¡chas! el buen ánimo aparece a nuestro lado.
    Un abrazo, embrujadora Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Nino! Mil gracias. Cuánto me alegra lo que dices y que el micro te haya hecho sonreír un poquito. Generosísimo tu comentario.

      Eliminar
  16. Algo me dice que la bruja estaba envidiosa de la felicidad de los demás.
    Me gustó mucho. Muy original.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Pues te ha quedado muy bien, Marta, las razones que da tu antagonista para justificar su postura y amargar la existencia a Cosme y el resto de su familia. Espero que al menos el chucho haya ganado con el cambio, porque lo que es el resto, malo. Creo que has retratado psicologicamente muy bien a la bruja y has conseguido que sonría con las desdichas del pobre Cosme. Muy buen relato, me ha gustado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues contentísima porque te haya gustado, Carles. Mil gracias.

      Eliminar
  18. Una bruja en todo su esplendor. Aunque tanta perfección y felicidad resultaba demasiado edulcorada. Hasta cierto punto es comprensible... Aunque menos mal que solo es un cuento... ¿verdad?
    Buen relato. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado empalago, sí. Al final la brujilla tenía algo de razón. Un beso, MJ. Muchísimas gracias.

      Eliminar
  19. Hola Marta, aquí en Argentina hay un dicho que dice: "que las hay, las hay", no necesariamente deben vestir el clásico sombrero y volar en escoba, hay otras que con la misma envidia cumplen sus objetivos de maldad.
    Saludos PATRICIA F.

    ResponderEliminar
  20. De la perfección a la pedantería solo hay una fina línea, como la del amor y odio. De hecho, muchas veces se confunden en la mente de quien lo observa. Caso pilla forma en esta. Si eres igual de bueno, te sientes identificado, pero si por el contrario eres perverso... Pues eso, piensa mal y acertaras, y si no te justificas con que el tio es un pedante que te desquicia. Aunque si eres brujilla ya ni siquiera te hace falta escusa, jajaja.
    Genial retrato, Marta.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que era un pelín repelente, sí, el pobre Cosme, jeje. Muchísimas gracias, Pepe. Me alegra un montón que te haya gustado.

      Eliminar
  21. Que bien te quedó el personaje de la bruja, la corroe la envidia y no puede ver al vecino como es feliz.
    Es que hay algunos que te pasan por la cara lo felices que son y claro tu prota no lo aguantó más y puso punto y final.
    Un abrazo Marta
    Puri

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola, Marta! Desde luego, ¡qué poco hace falta para arruinarle la vida a una persona! Me ha gustado mucho la ira que destila la protagonista y la jactancia con la que se justifica. ¡Un excelente micro, felicidades! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Mil gracias, Javier. Me alegra mucho lo que dices.

    ResponderEliminar
  24. Enhorabuena. Convertir en sinistro un mero capricho celoso no debe ser fácil. Un relato muy redondo.

    ResponderEliminar
  25. ¡Ja, ja...!
    Me has recordado a Pandora la madre y suegra Bruja en aquella serie de cuando era peque, Embujada,

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me acuerdo mucho de ella, la verdad, pero mil gracias.

      Eliminar
  26. Pues si que sabe hacer su trabajo la bruja enhorabuena Marta por el relato.

    ResponderEliminar
  27. Hola, Marta. Muchas veces no hace falta ser bruja para odiar a alguien con esa felicidad tan empalagosa. Estupendo relato como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola Marta! Muy buena villana la que has creado. Me encanta sobre todo el final en el que la bruja se dirige a los lectores, rompiendo así la cuarta pared.

    ResponderEliminar
  29. Hola Marta ..... Ahora comprendo porque Torquemada , en aquella época quemaba en la hoguera a todas las brujas jajajajajajaj, pero se le escaparon unas cuantas por lo que veo , jajajajajaja.
    Muy original y bonito tu relato me a gustado mucho amiga , besos de flor.

    ResponderEliminar
  30. Hola, Marta. Esta bruja, desde lego, se uniría contenta al bando del que no debe ser nombrado. ¡Qué mala leche gasta la señora!
    Me ha gustado un montón. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí que se uniría, jeje. Muchísimas gracias, Bruno. Me alegra que te haya gustado,

      Eliminar
  31. Estupenda historia la que has escrito, Marta. Hay quienes no pueden soportar ver bien a la gente a su alrededor, mientras otras personas parecen estar pidiendo a gritos que las envidien, las detesten y les pongan la zancadilla. Hay que tener cuidado de lo que se presume hasta el hartazgo, pues siempre puede haber una bruja cerca dispuesta a contradecirnos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Estrella. ¡Qué bien que te haya gustado!

      Eliminar
  32. ¡Hola, Marta! Una de las cosas que nadie reconocerá jamás es que la desgracia ajena es muy reconfortante para quien es consciente de sus carencias. Como decía Hannibal Lecter, codiciamos lo que vemos, si nuestro coche es un cuatro latas y el vecino se compra un Audi, ¿cómo no sentir cierto bienestar si nos enteramos de que un gamberro se lo ha rayado o algo peor? Y es que la desgracia ajena atrae más que su felicidad. De eso saben mucho los informativos a la hora de seleccionar sus noticias. Una bruja muy bruja la que nos presentas con tu estupendo micro. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, David. Un pelín envidiosilla esta brujita, sí, jeje.

      Eliminar
  33. ¡Qué buen relato, Marta! Ingenioso, divertido. Desde el principio la ves venir, henchida de ego y encima me cae bien. Ya se que es la mala del relato, pero la has pintado con tanta gracia, sutileza y encanto, que yo también caería en sus redes como una pava.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, María Pilar! ¡Qué bonito y cuánto me alegra lo que dices! Un beso y mil gracias.

      Eliminar
  34. La envidia, ¿quizás despecho? consigue desatar la villanía. En este caso me cae muy bien esta brujita, se lo pusieron a huevo y me ha sacado una sonrisa. Buen relato, Marta! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola Marta. Tu bruja personifica la envidia que no pocas veces aflora en tanta gente, la que dicen que es el mayor pecado de esta país. En realidad no le reporta más que la satisfacción de ver que ese hombre ideal ya no tiene aquello de lo que ella carecía, pero parece que eso es suficiente para la malvada. Muy buen símil. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco envidiosilla, sí, pero ¿qué va a hacer? si, como ella dice, solo cumple su trabajo, jeje. Muchísimas gracias, Jorge.

      Eliminar
  36. ¡Brujillaaaaa!, ¡Hola Marta! que sí, estoy con tu prota. Y no no hay que acudir a la magia, que malvados los hay hasta en los que parecen rebozados en bondad. Solo que ese lado negro está más oculto, pero si debe salir sale, vaya si sale. Jeje. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una profesional, esta brujita, jeje. Un beso, Emerencia y muchísimas gracias.

      Eliminar
  37. Una villana que usa el ser bruja como excusa y tal vez sea reprobada por algunas colegas, por desprestigiar el ser brujas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una villana orgullosa de su condición. Gracias por pasar.

      Eliminar
  38. Hola, Marta. El tipo , Cosme, era carne de cañón. Si encima se cruza con tu prota, aunque al principio parece solo medio mala , pues ya está hecho el conjuro. Me ha gustado muchísimo la voz narrativa de la bruja. Te va envolviendo y al final hasta casi justificas su mal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella está cargada de razones, jeje. Muchísimas gracias, Pedro. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  39. ¡Ay brujita, brujita! Pues tienes razón, hay seres que, de tan perfectos que son, dan asco. ¡Ja Ja Ja! No sé si me has hechizado a mí también, pero justifico el conjuro totalmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, pues muchísimas gracias. Muy contenta porque hayas caído en el embrujo de esta brujilla.

      Eliminar
  40. Hola... pues la verdad, verdad, creo que tu historia es algo mas real de lo que parece.. hay muchas brujas y brujos por ahí que no pueden ver cosmes exitosos porque la envidia les corroe.. excelente relato ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Octavio. ¡Cuánto me alegra que te haya gustado!

      Eliminar
  41. Bruja... Y al 100 por cien, y a tiempo completo. Se es o no se es… Qué bien la has dibujado; hemos entrado en su mente perversa sin más. Bordadito con encaje de brujas, je, je…Muy bueno!
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Maite. Muchísimas gracias. Me alegra que te haya gustado esta brujilla.

      Eliminar
  42. Hola, Marta. Pero que japuta es la bruja de tu relato. La verdad es que hay gente así y como alguien les caiga mal, solo viven para hacerle la vida imposible; menos mal que, al menos, no tienen poderes mágicos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, toda una profesional esta brujita. Muchas gracias, JM.

      Eliminar
  43. Me encanta la villana que has retratado tan bien en este micro, Marta. Tu forma de contar tiene magia, atrapas de principio a fin. ¡Genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Carmen! Muchísimas gracias. ¡Cuánto me alegra lo que dices!

      Eliminar
  44. Muy buen relato, es que aguantar a gente así es complicado jajaja. Una cosa te digo, al final no estaba seguro de si era una bruja o un directivo de banca :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, también podría ser un directivo, jeje. Muchísimas gracias, Valentín. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  45. No sé si me animo a comentar en un sitio creado por una bruja así. Pero lo haré, porque es muy buena escribiendo, pero además porque el tipo se lo merecía, no por ser dueño de una felicidad insoportable, sino por su mentira. Esas personas cuya plenitud desborda viven una irrealidad, tal vez por eso la bruja lo puso en su lugar. Y lo peor es lo que le hacen creer al mundo.
    No, si al final tengo que admirarla, a la bruja, claro.
    En fin, en mi tierra hay un tango que se llama "Besos brujos".
    Que los hay, los hay.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Por lo menos esta brujilla va de cara, sin intentar camuflar sus maldades. Me alegra mucho que te haya gustado el cuento. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  47. Hola, Marta!! Esa bruja no puede soportar la felicidad de los demás y hace un conjuro para destrozar la vida del pobre Cosme y de toda persona que sea feliz. Menuda villana está hecha. Me ha gustado mucho tu micro. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  48. Vaya, vaya Marta, no se que es mas genial, si la bruja o la nueva vida de Cosme, pasó de una vida metódica y sin adrenalina, a una a todo dar, activa por demás, en la que tuvo que sacar todas sus fuerzas para sobrellevarla, ja, ja.
    Y no es que las brujas sean envidiosas, es que son muy curiosas y algo malvadas. Me gustó mucho el micro, salió mi bruja a relucir, ja, ja. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pelín malvada esta brujita, sí. Un beso, Harolina. Muchas gracias.

      Eliminar
  49. Me encanta el mundo de las brujas, me ha gustado mucho tu micro y el personaje que has creado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Buenos días, Marta.
    Una villana muy interesante. ¿Podrías pasarme su teléfono?
    Es para un asuntillo con un cuñao. 😜😝
    Muy buen relato. Narrado en primera persona, genera una gran intensidad y hasta convierte en poética a esta brujita.
    Felicidades. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, muchas gracias, José Antonio. Una brujita orgullosa de su trabajo, esta.

      Eliminar