lunes, 25 de diciembre de 2017

Tiempo de ilusión


Barre lentamente la aurora el rastro de la noche mientras desde su ventana, todavía algo adormilada, contempla una mujer la escarcha que, a esa hora tan temprana, brilla aún en los tejados. Un destello de felicidad la asalta por sorpresa. De inmediato −sonrisa en los labios, ojos inocentes, traviesos y burlones− todo lo olvida: los años que corren sin remedio, el cansancio, el frío, el futuro tan incierto... En humo sus miedos, raudos, se deshacen, atenta al latido por un instante en su alma de algo hace mucho −demasiado− tiempo olvidado: la dulce y poderosa magia, la melancólica y conmovedora ternura, el alegre y fantástico hechizo... de la mañana santa del día de Navidad.



Imagen: Pinterest.



4 comentarios:

  1. La Navidad en esencia. Siempre digo que la Navidad no borra las penas o los recuerdos, pero alimenta las ilusiones.
    Aprovecho para desearte un muy feliz 2018. Un abrazo, Marta

    ResponderEliminar
  2. Chispitas de alegría y de ilusión... Muchas gracias, David y Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  3. El poder de la Navidad y esas chispas que nos recuerdan al niño que fuimos.
    Feliz año nuevo

    ResponderEliminar