jueves, 28 de diciembre de 2017

El espíritu del lago


Guarda el bosque una leyenda de soledades y melancolías, de amores contrariados y corazones rotos, de dolor y muerte, de llanto y desolación. Cuentan que, entre las cristalinas aguas del lago que al borde de la ladera brilla, incorpóreo como ellas, fugaz y transparente, un espíritu de mujer habita. Unos ojos verdes, embrujadores, misteriosos, muy bellos y tristísimos que, de cuando en cuando, entre esas aguas −las gentes del lugar dicen− se divisan. Unos ojos que una traición de amor lloran sin consuelo, que, esperanzados y pacientes, ingenuos e inocentes, al amparo de la noche y de sus sombras, bajo aquellas mágicas aguas argentinas, siempre brillantes, contra toda esperanza al traidor aún esperan, tal vez le amen todavía. Sólo a los llorosos sauces, a los álamos centenarios, a los frágiles juncos y dulces nenúfares, a la brisa suave y la espectral neblina, algunas noches claras de luna llena su secreto revelan, junto a ellos lloran su infeliz destino y, sólo a ellos, sin palabras, hablan de su herida.



Este relato resultó seleccionado entre los finalistas del "I Concurso Donbuk de relatos de fantasía y ciencia ficción" y aparece publicado en la Antología del concurso "La luz me hace daño". Diciembre 2.017.


Imagen: Pinterest.


4 comentarios:

  1. ¡Me encantó! Una bella prosa poética en este micro, de fantasía. Mi más sincera enhorabuena, Marta. ¡Te lo mereces por tu constancia!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lola. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  2. Una narrativa bien bonita, parece escrita por un trovador, suena poética y ensoñadora, como las antiguas leyendas contadas al amor de la lumbre.
    Un abrazo Marta y buen comienzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! ¡Qué bonito tu comentario, Francisco! Mil gracias.

      Eliminar