martes, 14 de noviembre de 2017

Estrellas errantes


Cada tarde, ya muy próximo el sol a su ocaso, ella −etérea, suave,  transparente− con esa lealtad inquebrantable tan propia de los amores platónicos, de los amores imposibles −siempre a su cita puntual− hace su aparición. Mágicamente se quiebra entonces la penumbra, arden en el firmamento, cómplices, las estrellas, se conmueven las almas sensibles y la asfixiante grisura del mundo de golpe desaparece, eclipsada tras su luz.
Cobra en ese instante existencia la belleza.
 Silencio...
Sus ojos se clavan en los míos. Una sonrisa adormilada, cierta niñez soñadora ya remota, casi olvidada. Una voz que, sabia, a través del espacio y el tiempo resuena, romántica, lúcida, valiente... Una voz antigua y poderosa que mucho sabe de amor, de dolor y soledad.
Zonas de dulzura, palabras en melancolía enredadas que de las sombras rescatan a quien por ellas se deja embrujar, palabras que calman heridas, que al lugar al que alguna vez tantos sueños huyeron encaminan y, generosas, cada noche regalan algo que la vida nunca da: una ilusión, una esperanza, un misterio, el verso eterno de un poema que dos corazones une.
Palabras que al amanecer se desvanecen raudas como una estrella fugaz. Frágiles destellos de luz, de dolor, de magia, de vulnerabilidad. Oleadas de alegría, de pena, de ternura. Lágrimas lentas de cristal. Latidos de Poesía.


Este relato apareció publicado en el blog "Tertulia de Escritores" el día 13 de noviembre de 2.017.

Imagen: Noche Estrellada de Vincent Van Gogh.

14 comentarios:

  1. Una prosa poética bellísima, Marta. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias David. Me alegro mucho de que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad Marta.
    Conmueves al lector.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Irene. Es muy bonito lo que me dices. Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Hola Marta!
    Un precioso texto poético donde la naturaleza a través de tu pluma imprime la magia del asombro y las emociones que llenan los espacios de ese instante lleno de belleza.
    Miradas y palabras componen otro lenguaje de ensueño y esperanzas renovadas.

    Gracias por compartirlo de nuevo en el blog "Tertulia de escritores" y al que ahora iré para dejarte también mi comentario.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a ti Estrella por un comentario tan bonito y tan generoso.

    ResponderEliminar
  6. Hola Marta. Es la primera vez que te visito, y he de decirte que quedé encandilada con esta bonita prosa. Una escritura ligera y muy agradable. Ha sido un placer leerte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mila. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  7. Bonita manera de recrear ese cielo estrellado, Marta, muy sutil. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Precioso texto, Marta. Destila emociones y belleza :)

    ¡Un abrazo de finde!

    ResponderEliminar
  9. Marta, tiene tu escrito calidad plástica, el lirismo se inserta con sensibilidad cromática; hay una tenue luz en el ocaso del sol, y las estrellas arden.
    Poesía en estado puro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas sin palabras. Muchísimas gracias. Precioso y muy muy generoso tu comentario.

      Eliminar