lunes, 12 de noviembre de 2018

Equívocos



Cada noche, en la frágil intimidad de un cuarto cerrado, tras la puerta que blinda del mundo una huraña vida adolescente, se obra el milagro. En silencio. Casi en secreto. Al resguardo de miradas indiscretas, al abrigo de perversos comentarios, a salvo por fin de incomprensiones, de juicios y crueles veredictos, de maliciosas sonrisas... entre brochas y pinceles, espuma y brillantina, secadores, lacas y paletas de colores −rojo en los labios, negro en las pestañas, melocotón en las mejillas− poco a poco, muy despacio, desgarro y culpa ceden paso a esperanza y alegría y cual asombroso e insólito truco de magia −abracadabra− una niña entonces sonríe.
Desde su escondite, Andrés la observa. De frente, de espaldas, de perfil... Atónito y deslumbrado. Embrujado por esos ojos hechiceros que, de su miedo y su vergüenza, pícaros, se burlan; náufrago de un rostro de mujer (casi) que de su rabia, de su llanto y su dolor, tras el maquillaje y la impostura, siente que se apiada. <<Andrea...>>, al instante susurra el niño rozando sus dedos el cristal, mientras dentro del espejo un reflejo que parece −y sólo parece− ajeno le sonríe y un latido de felicidad palpita breve en su corazón herido.  







          Imagen: Víctor Lax.

Este relato resultó mencionado en el certamen octubre-noviembre 2.018 de "Esta Noche Te Cuento".

          http://estanochetecuento.com/equivocos-marta-navarro/
          http://estanochetecuento.com/resultados-para-la-laca-de-victor-lax/

20 comentarios:

  1. Una transformación, a espaldas de los demás, que solo hace aflorar lo que Andres lleva agazapado en su interior.
    Un estupendo microrrelato que pone en evidencia esas existencias que todavía se quieren ocultar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un tema delicado así que me alegro muchísimo de que te haya gustado. Mil gracias, Josep 🙂

      Eliminar
  2. Desde luego no imagino mayor infierno que sentir que tu cuerpo no es el tuyo. Quien tendría que esconderse son aquellos inquisidores que parecen disfrutar metiéndose en la vida de los demás. Tenemos derecho a vivir como queramos. Precioso relato en el que la belleza de la forma esconde la crudeza de esas personas. Un abrazo, Marta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, David. Sí que es un tema duro y el miedo y la incomprensión deben ser tremendos. Me alegro muchísimo de que te haya gustado.

      Eliminar
  3. Me gustó mucho la forma, tan poética, de abordar un tema, que si bien ahora es de actualidad y se habla con más apertura, todavía debe causar miedo a quien experimenta sensaciones diferentes a lo que su cuerpo, supuestamente, debiera.
    ¡Muy bueno, Marta!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mirella. Muy contenta porque te haya gustado.

      Eliminar
  4. Un escrito tentador donde se siente lo que escribes. El estado del animo del escritor me encanta
    te felicito

    ResponderEliminar
  5. Hola, Marta.
    Muy buen relato, preciosa manera de expresarlo y hacerlo visible. Aunque la realidad del texto en este caso es tristísima.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irene. Sí que es una realidad muy dura y difícil de abordar así que me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un beso grande.

      Eliminar
  6. Muy bien expresado.Un escrito muy bonito y poético.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Betty. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  7. Es el otro "yo", ese que la sociedad se empeña por ocultar y que acaba por salir,... de un modo u otro. Hermoso micro Marta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, de un modo u otro siempre acaba saliendo. Muchas gracias, Norte.

      Eliminar
  8. ¡Hola Marta! Andrea es un nombre que sirve tanto para hombre y para mujer. Tus letras, de gran belleza, esconden una realidad cruel. Mis felicitaciones más sinceras. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato duro, sí y un tema difícil de tratar así que me alegro muchísimo de que te haya gustado. Muchas gracias!

      Eliminar
  9. Hola, Marta. Más allá de las circunstancias sentimentales del personaje que debe cargar con un cuerpo que no se condice con lo que siente, el relato, o la forma en que lo cuenta la voz narradora, me ha provocado una cierta ternura, sobre todo cuando llega la escena en la que toca el espejo y musita su nombre.
    Excelente, Marta.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que hay cierto contraste entre forma y fondo, ¿verdad? Muchísimas gracias, Ariel. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  10. Un tema de estos que sufren lo que sienten con su cuerpo contado con mucha delicadeza. ¡Enhorabuena! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, M.Carmen. Era un tema difícil de tratar así que me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar