sábado, 10 de septiembre de 2022

Cuando muere la magia

 

La literatura es el sentido mágico de la vida

Ana Mª Matute

El bosque aguardaba. Nada rompía su letargo. Verano no dejaba paso a Otoño ni Inverno a Primavera. El tiempo agonizaba, detenido en la espesura. Las estaciones no se sucedían. Ya no trinaban los ruiseñores en sus nidos ni danzaban las ninfas sobre las aguas del río. Las hadas destejían hilo a hilo sus hechizos, lágrimas de luna lloraban las luciérnagas y el sueño intempestivo de los trasgos boicoteaba sus diabluras sin quererlo. «Érase una vez...», murmuraba el viento entre los álamos. Pero los hombres habían olvidado la magia del conjuro y, abandonado y solitario, moría de tristeza el bosque encantado.

88 comentarios:

  1. No hay nada más apropiado para la propuesto de estos micros presentados por el amigo Pepe con metaliteratura incluida, que la cita de Ana Mª Matute que nos ofreces, Marta, y con la que estoy completamente de acuerdo con ella, y tú la has dotado de la magia de un bosque encantado, poético, bucólico, lírico… y todas las premisas líricas con las que sueles adornar tus relatos.
    Un abrazo, Marta, no sé si mágico pero desde luego, apretado y sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Isabel. Mil gracias. ¡Qué bien tenerte otra vez de vuelta!

      Eliminar
  2. Qué preciosidad de relato, Marta. Has tocado todos los elementos de la magia en los bosques y nos has dejado esa sensación de pérdida que destilan tus palabras. Precioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Rosa! Muchísimas gracias ¡Cuánto me alegra que te haya gustado!

      Eliminar
  3. Hermoso relato, muy poético y evocador. Un recordatorio que el orden natural de las cosas no debe romperse o sobreviene el caos y la tristeza. Saludos Marta.

    ResponderEliminar
  4. No hay más magia que la que brilla en la mirada de un niño. Qué pena que crezcan y se hagan hombres.

    ResponderEliminar
  5. Hola Marta. Un bosque lleno de magia y encanto con una belleza prosaica que deslumbra. Una cita de Ana Matute muy acertada. Me gustó mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito y quizás triste. Pero hay una clase de belleza en la tristeza.
    Me ha gustado mucho como está escrito.
    ¡Cuántas citas donde escoger!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Delaflor. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  7. ¡Hola, Marta! Qué maravilla. En esta época en la que parece que nos hemos entregado a los cantos de la tecnología, de los algoritmos, de la ciencia y de todos esos cachivaches eléctricos parece que estamos olvidando nuestra propia esencia. Estamos perdiendo la capacidad de soñar, de imaginar, de maravillarnos. Porque eso es lo que nos hace humanos y no meros "soportes andantes de los smartphone". Sin duda que el día en el mundo nadie lea o escriba ficción, será el día en el que empecemos a desaparecer como especie. Me trajiste al recuerdo La historia interminable de Michael Ende. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, en la literatura y en los cuentos está la magia, en esos "érase una vez" que nos hacen contener el aliento. Mil gracias, David. Me alegra muchísimo que te haya gustado el micro.

      Eliminar
  8. ¡Qué bonito, Marta!
    Te has lúcido usando de manera muy inteligente las frases cortas y la belleza de las palabras que honran de verdad a Ana María Matute. Los bosques alguna vez retomarán su prevalencia sobre los hombres y la Naturaleza ocupará el lugar que le corresponde.
    Abrazos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Miguel. ¡Cuánto me alegra lo que dices! Ana María Matute es una de mis escritoras favoritas y pretendía imitar un poquito el tono de sus cuentos (menudo atrevimiento, ¿verdad?).

      Eliminar
  9. Maravillosa definición de la literatura que has plasmado en tu micro, de forma bella, elegante y perfecta. No queda otra que reconocer que Ana M. Matute tenía razón. ¡Felicidades, Marta! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Marta que penita de ver el bosque encantado tan abandonado. Que buen relato. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Cierto, no leemos. Yo mismo he caido en el embrujo, he comprado algunos libros en papel.... y los abandone... y me digo.... "si es que tengo una cola tremenda de titulos por acabar" y alli siguen muriendo cruelmente los libros.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Marta. Evocador, poético y maravilloso. Qué bien creas la atmósfera de esa época atemporal en la que todo tenía una explicación más sencilla y la superstición nos gobernaba, trasladándonos a un mundo mágico de fantasía que nos encandila y embruja desde la primera hasta la última palabra. Muy buen micro, no tengo ni idea si el relato se asimila al estilo de Matute, pero para mí no le hace falta a tu estilo ningún madrinazgo en este micro.

    Muy buen relato, me ha gustado, un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Marta , que relato más bonito.
    Mientras haya niños y grandes a los que les guste la lectura
    el bosque encanto no morirá , besos de flor.

    ResponderEliminar
  14. Hola Marta. En pocas líneas nos metes en el ambiente de ese bosque profundo y encantado, de los que cada vez van quedando menos, en un relato que denuncia la pérdida de nuestra propia esencia y de la comunión con la naturaleza, que por desgracia cada vez más solo se aprecia por su valor monetario. Que bien viene este cuento para este verano negro de incendios y destrucción que hemos pasado. Un abrazo y enhorabuena por ese nuevo rol de administradora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Jorge. ¡Qué bonito lo que dices sobre el micro! El papel de administradora da un poquito de vértigo, la verdad, pero a ver si sale todo bien.

      Eliminar
  15. Precioso, Marta... Hay un poso de melancolía en tu texto, en el que puedo comprobar que sigues escribiendo, si no igual, mejor que cuando coincidíamos en Relatos Compulsivos.
    Un abrazo y mucha fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Chelo! Muchísimas gracias. Generosísima conmigo siempre.

      Eliminar
  16. Bueno, el bosque esperaba, y se acabó su espera, porque un nuevo y flamante equipo ha llegado para relanzar, con ña ilusión de todos los que participamos con un montón de eraseunaveces, que harán resonar de nuevo el bosque.
    Enhorabuena, por el texto y por el puesto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, a ver si ese "érase una vez" resuena con fuerza. Muchísimas gracias, Gabiliante.

      Eliminar
  17. Hola, Marta. Me has recordado a los cuentos ilustrados que leía de pequeño, donde los trasgos campaban a sus anchas por bosques como el tuyo. Evocador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Cones "érase una vez...has hecho un post a la naturaleza muy bueno. Un gusto leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. La lectura de tu micro me ha traído recuerdos de la película "la historia interminable" El final de la magia en una era tan tecnológica. Una autentica y penosa realidad.
    menos mal que siempre nos quedarán los libros.
    Un abrazo y enhorabuena por esa parte de administradora que te ha tocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco. Es muy ilusionante participar como administradora en esta nueva temporada del Tintero, a ver si todo sale bien. Y gracias también por lo que comentas sobre el micro, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  20. Hola, Marta!
    La magia podrá hacerse vieja pero vivirá mientras haya alguien que sueñe con ella. Es cierto que a veces parece que la sociedad se está olvidando de sus quehaceres como seres humanos, que la dejadez y el ímpetu de estar en todas partes al mismo tiempo ha comenzado a secar nuestras cabezas, por eso es bueno recordar de vez en cuando lo que somos y de lo que somos capaces.
    Por otro lado, qué preciosidad de micro. Me has dejado embelesado a pesar de la parte trágica de la historia. Está muy bien llevado y consigue atraparte hasta ese final donde todo cobra un sentido asombroso.
    Felicidades, compañera, un abrazo y que siga la magia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué siga la magia! Mil gracias, Pepe. Generosísimo tu comentario.

      Eliminar
  21. Hola, Marta
    Por favor, que no se acabe la magia. La del bosque, ni la de esa pluma tuya que tan bien nos ha hecho conectar con él. Es uno de esos lugares donde nos encontramos con nosotros mismos y tú lo has sabido invocar con maestría.
    Me ha encantado, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Matilde. Me alegra muchísimo que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  22. Hola, Maite:
    El encanto de ese bosque se mantiene vivo con la magia de semillas como tu relato.
    Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué bello micro!, me ha encantado la poesía con la que has descripto al bosque y a sus habitantes en su declive.

    ResponderEliminar
  24. Verdad es que la humanidad en general va perdiendo el conjuro para la magia de la vida, pero asimismo es verdad que mientras haya seres con tu sensibilidad y tu escritura, se mantendrá la magia de la vida.
    Un abrazo (misteriosamente parece que google me ha devuelto la identidad

    ResponderEliminar
  25. Has hecho honor a la cita que has elegido con un micro precioso. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Más que un microrrelato a la vista es una frase distópica. Saludos desde Colombia.

    ResponderEliminar
  27. Hola Marta.
    Felicidades por tan tierno y mágico microrrelato. ¿Qué sería de las buenas historias si no pudiésemos recurrir a la magia de las palabras para contarlas? La cita de Ana María Matute no podía ser más acertada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Estrella. La literatura nos salva siempre de tantas cosas...

      Eliminar
  28. Precioso, Marta. Tanto el mensaje de fondo como tu forma de contarlo para trasmitir esa magia en la lectura. Me encanta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Pues cuánto me alegra lo que dices, Carmen. Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  30. Hermoso micro Marta, me encanta, toda esa magia poética encerrada en el texto, es el estilo de cuentos que me gusta leer, te felicito con pocas palabras has dicho mucho, un abrazo, PATRICIA F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Patricia. Qué bien que te haya gustado!

      Eliminar
  31. Como un libro arrinconado, sin mostrar su potencial de magia, es precioso lo que has plasmado, me ha llegado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Hola... sip, es lamentable pero la magia parece abandonar el mundo. La magia real, la que se basa en palabras y conjuros armados cabalisticamente para transmitir historias y conocimientos en la pagina de un libro. Pero amiga, poco a poco, entre todos vamos armando esta magia nueva, esta alquimia de los nuevos tiempos preservada en el mundo digital de nuestro blogs... ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo, Octavio. Muchas gracias y, sí, a ver si entre todos logramos mantener viva esa magia...

      Eliminar
  33. Tiene una enorme y triste ternura... Ese bosque susurrando para nadie... Y esa bellísima metáfora de las lágrimas de luna de las luciérnagas....
    Una preciosidad, muy sensible micro.
    Y me parece que, por desgracia, la magia, la imaginación, la lectura... se están perdiendo en estos tiempos.
    Ana M. Matute es maravilloso ejemplo con su gran literatura de lo que no debemos perder.
    Un beso muy grande, Marta. Me ha encantado volver a leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Volarela. Mil gracias. Qué bonito tu comentario y cuánto me alegra que te haya gustado el micro.

      Eliminar
  34. Hola, Marta. Este relato me ha parecido una denuncia, un lloro, una queja por una naturaleza desnaturalizada, desquiciada por la mano del hombre contada con la impronta poética que nos tienes acostumbrados. Estipendo relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola Marta un hermoso micro relato basado en una frase genial de Ana María Matute donde la literatura es el germen de la vida así como el bosque que agoniza lo es de la Naturaleza .
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
  36. Muy poético, creo que se le pueden dar muchas lecturas a este estupendo relato. Enhorabuena, Marta, un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Bellísimo y muy triste es el microrrelato que has escrito, Marta. Especialmente me ha llegado al corazón el final. ¡Cuántos bosques encantados mueren porque dejamos de creer en la magia de las historias! Enhorabuena, un abrazo!!

    ResponderEliminar
  38. Que relato tan mágico el tuyo! Pura poesía! Y es que la vida es mejor con un poquito de magia, lo que pasa es que cuando crecemos se nos olvida! Saludos!

    ResponderEliminar
  39. Precioso, dulce, mágico tu relato, Marta. Me encantó. Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Hola, Marta. El fin de los sueños y la inocencia descrito con la más bella de las escrituras. Un trabajo limpio y perfecto. Felicidades.

    ResponderEliminar
  41. Cuánta poesía nos has dejado en ese bosque encantado. Con ese «Érase una vez...» que espero que nunca olvidemos. Y es que la buena literatura siempre hace magia. Como tu hermoso micro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  42. Es una preciosidad de relato, Marta, con tintes poéticos, me llevas a ese bosque encantado y a; "Érase una vez...", que se va perdiendo de las lecturas. Todo cambia y ojalá la magia de la lectura nunca se pierda del todo. Siempre un placer leerte.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  43. Hola, Marta. Muy poético tu micro. Me ha recordado, ahora que estamos en otoño, un soplo de aire fresco tan propio en esta estación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  44. Me encantaste, creadora de magia. El bosque estático, moribundo, se despliega en tu creación. Y tus palabras vencen a la insensibilidad y el desencanto. Un abrazo.

    ResponderEliminar