sábado, 28 de julio de 2018

Cuerpos Celestes



En el firmamento sonríen burlonas las estrellas
Curiosas, despistadas, románticas y traviesas
De un amor bello e inmortal, guardianas sigilosas
Cómplices, protectoras, ardientes y veleidosas
El secreto de un hechizo amparan ellas con candor
Testigos imprevistos del más extraño conjuro de amor
Dos destinos paralelos, en el alba de los tiempos, el azar enlazó
Y a añorarse en la distancia a dos almas solitarias para siempre condenó
Sin presente, sin futuro, sin fe, sin esperanza
El amanecer es su momento y cuánto tienen
Su todo y su nada
Su instante de eternidad
Dolorido eco de un lamento que raudo en el aire se deshace
«Hasta mañana, amor...»
Sobre el horizonte, ella se desdibuja deshecha en llanto
Sobre las nubes, él arde encendido de pasión




Poema para Zenda  #pasionesdeverano

No hay comentarios:

Publicar un comentario